Los hechos ocurrieron en Ciutadella (Menorca) en la noche del 8 de agosto de 2016. Según el escrito del fiscal, el hombre se dirigió a la vivienda de la víctima -donde también vivían los padres de éste- y, a raíz de una disputa por una bicicleta, le propinó un puñetazo en la cara.

Unos 20 minutos después, el acusado volvió al lugar y presuntamente roció la puerta de salida con gasolina y le prendió fuego. Los moradores de la vivienda precisaron de ayuda de los Bomberos para poder escapar.

La Fiscalía también solicita una multa de 540 euros y una orden de alejamiento por cinco años, así como una indemnización de 1.120 euros por las lesiones y los daños ocasionados en la vivienda. El fiscal aprecia la circunstancia agravante de reincidencia porque el acusado ya había sido condenado por un delito de lesiones ese mismo año.