Concentración centro de salud San Blas por el "recorte horario" de la Comunidad.
Docenas de personas se han concentrado ante el centro de salud de San Blas. FRAVM

La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (Fravm) ha iniciado hoy a las puertas del ambulatorio Alpes del distrito madrileño de San Blas su campaña para protestar contra el proyecto de reordenación de los horarios en Atención Primaria puesto en marcha por la Comunidad de Madrid, una iniciativa que pasa por finalizar las consultas programadas a las 18.30 horas.

Con esta concentración, la federación da por iniciado un calendario de movilizaciones que les llevará a la quincena de centros de salud que participan de forma voluntaria en este pilotaje de dos meses, cuyos resultados empleará la Consejería de Sanidad para decidir si amplía el modelo a toda la red. Así, esta semana, la Fravm celebrará asambleas y organizará mesas informativas por toda la región; el jueves, ha convocado tres protestas casi simultáneas por la tarde, con concentraciones en Leganés y Chamartín y una manifestación desde la plaza de la Constitución de Puente de Vallecas hasta el centro de salud Federica Montseny.

Sanidad continuará con el ensayo

Ajena a las críticas, la Comunidad mantiene su apuesta. Fuentes regionales aseguran que no hay ningún cambio a la vista y que quieren terminar de testar esta medida respaldada por dos sindicatos sectoriales en pro de la conciliación. Desde comienzos de mes, los usuarios de los ambulatorios incluidos en el plan no pueden pedir cita en el último tramo de la jornada. Hasta el cierre de las instalaciones, un pequeño retén de guardia se encarga de la asistencia a quien llega.

La Fravm considera que esta propuesta implica "un deterioro" de la atención en Primaria, al verse afectada de plano la "continuidad asistencial", es decir, que siempre sea el mismo médico el que pasa consulta a un paciente. "Si el objetivo de la Consejería es mejorar la conciliación, la receta es sencilla: que contrate a más profesionales", afirma Marisa Torres, portavoz de Sanidad. La coordinadora vecinal sostiene que el "recorte" de horarios conduce a la "saturación de unas Urgencias ya de por sí saturadas" y aboca a los madrileños a recurrir a la sanidad privada. 

La medida ha reabierto la tensión entre el PP y los profesionales sanitarios que vivió la Comunidad durante la crisis. El sindicato de enfermería Satse acumula ya más de 130.000 firmas online en contra de lo que consideran una "limitación" de la asistencia que, de extenderse, estiman que afectará a 15.000 madrileños al día. La Marea Blanca protestó este domingo y varios ayuntamientos y partidos de izquierdas se oponen. De hecho, el Defensor del Pueblo tiene sobre la mesa una petición de trabajadores y consumidores para que exija oficialmente su paralización.

Consulta aquí más noticias de Madrid.