Sartenada de calabacín con queso y jamón
Sartenada de calabacín con queso y jamón  EMMA GARCÍA

¿Te apetece cenar algo diferente pero tienes la nevera medio vacía? Si queda un calabacín en el cajón de las verduras y tienes un poco de queso y jamón ya tienes todo lo necesario para preparar una sartenada de calabacín con jamón y queso para chuparse los dedos.

Podríamos usar o añadir otras verduras como berenjena o pimientos, en realidad la fórmula funcionaría con casi cualquier ingrediente. Y es que no nos vamos a engañar: todo está mejor con queso y unos tacos de jamón.

Aunque podemos utilizar un tipo de queso que se funda con facilidad (emmental, gouda... funcionan muy bien), no es mala idea añadir también algún queso un poco más fuerte como queso azul para darle un poco más de intensidad al plato. En diez minutos tendremos lista una receta de esas que nos hará salivar solo con verla.

Ingredientes

  • 1 calabacín grande
  • 200 gr. de queso gouda
  • 50 gr. de queso roquefort
  • 50 gr. de tacos de jamón ibérico
  • Cebollino
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

Lavamos el calabacín y lo cortamos en láminas de medio centímetro sin quitarle la piel. Laminamos también el queso gouda y troceamos el roquefort. Si no tenemos el jamón en tacos podemos cortarlo en tiras. Lavamos el cebollino.

Ponemos aceite de oliva virgen extra en una sartén antiadherente y cocinamos el calabacín por los dos lados hasta que empiece a dorarse (es mejor hacerlo en dos tandas y no ponerlo todo de golpe en la sartén). Podemos añadir un poco de sal al calabacín pero con precaución porque el jamón y queso ya aportarán el sabor salado.

Cuando el calabacín esté en su punto añadimos las láminas de queso gouda y los trozos de roquefort. Cuando empiecen a fundirse agregamos el jamón y con unas tijeras vamos cortando el cebollino para que caiga por encima. Espolvoreamos pimienta negra y listo para servir.