Dennis Quaid afirma que se enganchó a la cocaína por culpa de la fama

  • Sufrió una grave depresión que le obligó a alejarse de Hollywood.
  • 'Great Balls of Fire' le marcó el éxito y se abrió a las drogas.
  • Fue su hijo Jack, fruto de su relación con Meg Ryan, quien le dio un nuevo sentido a su vida.
Dennis Quaid y su actual mujer Kimberly. (KORPA)
Dennis Quaid y su actual mujer Kimberly. (KORPA)
20MINUTOS.ES
Dennis Quaid fue adicto a la cocaína y
sufrió una grave depresión debido a la fama, según desvela el actor estadounidense en una entrevista que publica hoy el diario
.

Quaid, de 53 años, afirma que su interpretación del cantante Jerry Lee Lewis en la película Great Balls of Fire (Bolas de Fuego) en 1989 le abrió las puertas del éxito pero también de las drogas debido a la "excesiva atención" que recibía.

"Fui adicto a la cocaína y prácticamente me veía ya muerto. Sólo habría durado cinco años más de haber seguido así. Mi vida estaba completamente fuera de control", explica. Un día decidió ordenar su vida "de forma consecuente" y abandonar Hollywood durante un año, que terminaron siendo dos.

La ayuda de un hijo

"Cuando te alejas tanto tiempo, es muy difícil volver. Entonces llegó la edad. Estaba a principios de los cuarenta y, según lo veo ahora, sufría una profunda depresión. Estaba decepcionado de la vida", manifiesta.

Fue su hijo Jack, fruto de su relación con la también actriz Meg Ryan, quien le dio un nuevo sentido a su vida, le hizo ver que no todo giraba a su alrededor y le generó un "sentimiento más fuerte que el egocentrismo".

"Criarlo fue realmente la única luz al final del túnel", señala el actor, que el año pasado fue padre de gemelos, y que considera que lo más importante en la vida es "la familia y el amor de tus hijos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento