La ONG Movimiento contra la Intolerancia ha denunciado en el Juzgado una agresión racista de un vigilante de Metro a una inmigrante nigeriana, a quien dio varios golpes tras un control de billetes, provocándole un esguince cervical y contusiones.

Los hechos ocurrieron el pasado 14 de febrero, en la estación de Joaquín Vilumbrales (línea 10), en Alcorcón. Lilian, la víctima, viajaba con una amiga, Stella, cuando tres revisores de metro y un vigilante entraron pidiendo el billete a todas las personas.

Billetes en regla

Según explica la ONG, las dos mujeres enseñaron billetes en regla, pero el revisor cogió el abono de una de ellas, les hizo bajarse del vagón en la parada Joaquín Vilumbrales y les pidió la documentación.

Un vigilante de seguridad del Metro intervino entonces diciendo que el número de documentación era falso. Las mujeres pidieron que no las entretuviera, pues iban a trabajar.

De qué trabajar, si vosotras, sois putas, venís a trabajar aquí de putas


La respuesta del vigilante de Metro, según la ONG, fue: "De que trabajar, si vosotras, sois putas, venís a trabajar aquí de putas" (haciendo gesto de felación con boca y mano).

A golpes contra la mujer

A continuación, según la denuncia, el vigilante empezó a pegar puñetazos a Lilian, a tirarle del pelo, romperle el abrigo y amenazarle con que la iba a matar.

El vigilante le pidió, además, que se fuera a su país argumentando que estaba harto de inmigrantes.

La otra mujer, Stella, fue sujetada por los revisores del metro y otro vigilante para que no interviniera, relata la organización.

Esquince cervical

Tras revisión médica, la víctima presenta un esguince cervical y contusiones. Lleva quince días de baja y padece estrés postraumático.

Movimiento contra la Intolerancia ha presentado la querella criminal contra el vigilante agresor por lesiones, amenazas e injurias.