Este fin de semana, la reina de los looks imposibles, Kim Kardashian, acudió a los 2019 Hollywood Beauty Awards con un diseño vintage de Thierry Mugler que dejaba muy poco a la imaginación.

Kim se ha convertido en la Cristina Pedroche de Estados Unidos, ocupando todos los titulares con sus vestidos y trajes más despampanantes y llamativos.

El vestido negro que lució cuenta con unas atrevidas y enormes aberturas que dejan ver casi al completo el cuerpo de la empresaria. La falda, larga hasta el suelo también cuenta con un enorme corte a través del cual Kim mostró su pierna derecha posando ante la prensa.