La situación en Venezuela sigue siendo muy delicada y las presiones políticas son tales que el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons y otros eurodiputados fueron expulsados del país cuando iban a reunirse con el jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

A su vuelta a España, González Pons explicó que fueron expulsados del país "alguien que hace mucho tiempo que ya no es su presidente", en referencia a Nicolás Maduro. En una rueda de prensa ofrecida en la sede popular de Génova, el europarlamentario dio más detalles: "Éramos la primera misión internacional invitada a reunirnos con Guaidó, los primeros en aceptar el reto".

"Al llegar nos encierran en un cuarto a los cinco eurodiputados, nos quitan los pasaportes y nos expulsa", contó Pons, antes de añadir que una de las funcionarias se dirigió a ellos para decir "ustedes no se quedan porque Maduro no quiere que vean".

El plan del grupo era reunirse con Guaidó, pero también intentar visitar a Leopoldo López, que lleva cinco años arrestado, para "al menos saludarle desde la ventana". Pons terminó sosteniendo que "la tiranía de Maduro tiene que terminar cuanto antes. Colaboremos para que en Venezuela haya elecciones libres, democráticas y con garantías", y avisó de que este sábado "vamos a volver".

"Nosotros no nos vamos a rendir, siguiendo el ejemplo de los venezolanos". El sábado el grupo volverá invitado por el Gobierno de Colombia para participar en el dispositivo de ayuda humanitaria que se va a introducir en Venezuela.

González Pons tuvo también sendos mensajes para los embajadores en Venezuela y para Federica Mogherini, la alta representante de la UE en política exterior. "Los embajadores estuvieron a nuestro lado", expresó, pero otro lado exigió que "la UE y España abandonen el grupo de contacto".

"Si la señora Mogherini permite que vayan sus funcionarios allá donde no pueden entrar los diputados tendrá que dar la cara", expresó el dirigente popular. "Mi grupo parlamentario le va a pedir explicaciones".

Reacción del Gobierno de Maduro

Sobre el incidente, el Gobierno chavista reaccionó explicando que "por vías oficiales diplomáticas, las autoridades del Gobierno Bolivariano de Venezuela le notificaron hace varios días al grupo de eurodiputados que pretendía visitar el país con fines conspirativos, que no serían admitidos y se les instó a desistir y evitar así otra provocación". Son palabras del ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza. Desde las filas bolivarianas advirtieron con dureza que no permitirá "que la extrema derecha europea perturbe la paz y estabilidad del país".