Dolores Delgado, en la sesión de control al Gobierno
Dolores Delgado, en una sesión de control al Gobierno. EFE

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha lamentado el tratamiento "exageradamente machista" que se le ha dado a la grabación de la conversación que mantuvo en 2009 con el excomisario José Villarejo y ha rehusado hacer cualquier comentario al respecto porque le supone una "segunda revictimización".

Y es que el tratamiento al contenido de esa conversación ha sido, a su juicio, "bastante machista, muy machista, exageradamente machista", ha subrayado en declaraciones a RNE.

"No he cometido ninguna falta, ni siquiera error, no he hecho nada que me hiciera replanteármelo", ha asegurado la ministra, que ha negado que a raíz de la difusión de esa grabación hubiera llegado a sopesar abandonar el cargo. Al final le ha podido "la ilusión", ha explicado.

Al ser preguntada si como ministra iba a interesarse por el caso BBVA, en el que se investigan labores de espionaje del excomisario para el expresidente de la entidad Francisco González, Delgado ha señalado que en materia judicial no iba a entrar en este ni en ningún caso porque durante "demasiados años se ha venido interfiriendo en la autonomía del Poder Judicial y del Ministerio Fiscal".

"Si yo he denunciado esto cuando era fiscal ahora como ministra no voy a entrar en ese terreno porque es muy fácil utilizar según qué expresiones, según qué advertencias" para influir en jueces y fiscales, ha dicho.

Si hay un procedimiento judicial, "afecte a lo que afecte, procés, corrupción, poder económico y político", no se debe interferir "y se puede interferir de muchas maneras", ha advertido.

Ha admitido que este caso y todo lo relacionado con Villarejo "a todos nos escandaliza, todos lo seguimos", pero, a su juicio, no se está reparando "en que hay un periódico digital constituido dos semanas antes, que solamente tiene como función esparcir determinadas grabaciones", en alusión a Moncloa.com, que ha publicado los audios de la ministra y otros que afectan al BBVA.

"Creo que tenemos la suficiente madurez democrática para absorber determinadas situaciones para difundir" y ha recordado que este asunto está ya "ubicado en la investigación fiscal y judicial".