El puzzle electoral
La polarización política española, a modo de puzzle. CARLOS G. KINDELÁN

El tiempo de las mayorías absolutas se quedó atrás hace tiempo. El acuerdo que mayor respaldo recibe entre los españoles es el que incluye a PSOE y Ciudadanos, según una encuesta de Metroscopia para Henneo, pero tampoco ven con malos ojos un pacto entre los liberales y el Partido Popular (44%). Las otras dos posibles opciones sometidas a evaluación (pactos a tres: PSOE, Unidos Podemos y Esquerra Republicana, por un lado; y PP, Ciudadanos y Vox, por otro) son apoyadas, respectivamente, por el 36% y el 31% de los españoles. Así, los votantes rechazan en mayor medida la reedición de lo ocurrido en Andalucía.

De resultar factible, un posible acuerdo de gobierno entre PSOE y Ciudadanos contaría con la aprobación del 62% de los votantes de la primera de estas formaciones, y con el 66% de los de la segunda. Eso sí, los liberales prefieren mirar hacia el otro lado. Un acuerdo de gobierno entre PP y Ciudadanos contaría con el apoyo del 92% de los votantes populares y con el del 83% de los electores de Albert Rivera. Y, también, con el 79% de los de Vox. La inclusión de Vox en este acuerdo rebajaría el apoyo de los votantes de Ciudadanos a casi la mitad (47%). Solo los votantes de Santiago Abascal apoyarían un pacto a tres de forma aplastante (97%).

En el caso de los electores del PP, la opción favorita es un acuerdo de los conservadores con el partido de Rivera (un 92% de apoyo), pero también obtiene un porcentaje elevado de respaldo la posibilidad de incluir a Vox en la fórmula junto a los naranjas.

En la izquierda se recupera el llamado espíritu de la moción de censura. Un acuerdo tripartito entre PSOE, Unidos Podemos y Esquerra satisfaría al 64% del electorado socialista, porcentaje similar al que aceptaría un acuerdo PSOE-Ciudadanos. Es decir, el electorado del PSOE es el más propicio a aceptar pactos tanto hacia su izquierda como hacia su derecha. Esa posibilidad también sería la más aplaudida por los electores morados: un 89%. Y es que el partido solo entra en esa combinación. La segunda opción para ellos sería un pacto entre PSOE y Ciudadanos, vista de manera positiva por solo un 27% de los electores de la formación de Pablo Iglesias.

Con todo, queda claro quela ciudadanía prefiere que se produzcan pactos escorados hacia el centro político, todo lo contrario que lo expuesto por los líderes políticos, que miran más hacia su propio espectro político.

Entra en juego también la imagen de cada formación política. Vox es el partido que más rechazo genera: un 48% de los electores no votaría nunca a los de Abascal. El PP también genera rechazo en un 40% de la población. Los dos partidos de derecha son especialmente rechazados por los electores del PSOE y de Unidos Podemos.

La formación que lidera Pablo Iglesias provoca animadversión en un 36% de los ciudadanos, y especialmente en los electores del PP (un 77% no votaría nunca al partido morado) y de Ciudadanos (59%). Precisamente los de Rivera son los mejor acogidos por el votante. Solo un 21% de los españoles no elegiría en ningún caso su papeleta.

Podemos y Cs, incompatibles

En una coyuntura política en la que se miden compatibilidades entre partidos, Podemos y Ciudadanos están en las antípodas. Las dos formaciones no coinciden en ninguna de las fórmulas de pactos posibles que se plantean y desde sus filas ya han dejado claro en varias ocasiones que no pactarán entre ellos.