En una resolución del departamento de Jesús Maeztu fechada el pasado 30 de octubre de 2018 y recogida por Europa Press, dicha institución da cuenta de que en 2017 abrió un expediente con relación a la queja de una vecina de Sevilla capital, a cuenta de las molestias derivadas de "ruidos provenientes de un tablao flamenco colindante" a su hogar.

A la hora de tramitar el expediente, fue solicitada la "colaboración" del Ayuntamiento hispalense para "contar con la información necesaria" y así aclarar las circunstancias que rodeaban a la queja de esta vecina.

En concreto, la Oficina del Defensor del Pueblo solicitó en abril de 2017 un informe al Ayuntamiento, si bien al "no obtener respuesta", la institución repitió su petición en mayo y junio de ese mismo año, sin lograr tampoco "contestación" alguna.

Por eso, en marzo de 2018, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz cursó un nuevo escrito al Ayuntamiento hispalense, recordándole que "los poderes públicos están obligados a auxiliar con carácter preferente y urgente al Defensor del Pueblo Andaluz en sus investigaciones e inspecciones", así como reiterando su petición de información sobre el caso de los ruidos del citado tablao flamenco.

Es más, en aquel escrito la Oficina de Jesús Maeztu avisaba al Ayuntamiento de que "su falta de colaboración" podría "ser considerada por el Defensor del Pueblo Andaluz como hostil y entorpecedora de sus funciones, haciéndola pública de inmediato y destacando tal calificación en su Informe Anual o Especial".

Dado el caso, y como "a pesar de las conversaciones telefónicas que ha mantenido personal de esta institución con el Ayuntamiento los pasados días 26 de octubre de 2017 y 21 de junio de 2018 no se ha recibido la información tantas veces solicitada",

la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz ha declarado la "actitud entorpecedora" del Consistorio hispalense con relación al asunto de los ruidos del mencionado tablao flamenco, aspecto que será incorporado al informe anual de la institución.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.