Una llamada alertó sobre las 14.25 horas de este domingo de la precipitación de un menor de edad que se encontraba en una torre eléctrica y que al parecer había sufrido una electrocución y había caído al suelo desde varios metros de altura.

Hasta el lugar acudieron una ambulancia medicalizada y otra de soporte vital básico del Servicio de Urgencias Canario (SUC), cuyo personal asistió al chico, se encontraba en parada cardiorrespiratoria.

El joven pudo ser recuperado tras practicarle maniobras de reanimación cardiopulmonar básicas y avanzadas, siendo estabilizado y trasladado con un traumatismo craneoencefálico severo en la ambulancia medicalizada al Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria.

Por su parte, Policía Local y Guardia Civil colaboraron con los recursos sanitarios y se hicieron cargo de instruir las diligencias correspondientes.