El adelanto electoral frustra que la DGT quite seis puntos por conducir con el móvil

Un conductor utiliza su teléfono móvil al volante.
Un conductor utiliza su teléfono móvil al volante.
SERVIMEDIA

El anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de adelantar las elecciones generales al próximo 28 de abril ha echado por tierra el deseo de la Dirección General de Tráfico (DGT) de modificar la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial para, entre otras cosas, quitar seis puntos a los conductores que hablen por el móvil sin manos libres y cuatro para quienes no lleven puesto el cinturón, el casco o la sillita infantil.

La DGT pretendía poner en marcha este primer semestre del año un paquete de medidas para revolucionar la movilidad en España con el fin de frenar la "violencia vial", como define la siniestralidad el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

La única que ha conseguido ver la luz es igualar a 90 km/h el límite de velocidad para coches, motos y autobuses en todas las carreteras convencionales (es decir, de un carril por sentido y sin desdoblar), lo cual entró en vigor el pasado 29 de enero.

Sin embargo, Tráfico trabaja en más iniciativas que van desde penalizar más a quienes usen el móvil al volante y no lleven puesto el cinturón de seguridad hasta bajar el límite de velocidad 30 km/h en la mayoría de las calles, obligar a ir ocho horas a la autoescuela para sacarse el carné y regular los patinetes para que vayan como mucho a 25 km/h por la calzada.

Lo que seguro que no verá la luz será el anteproyecto de ley por el que modifica el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, en el que viene trabajando la DGT en los últimos meses y que no saldrá adelante porque necesariamente tendría que ser aprobado en el Parlamento, pero las Cortes Generales se disolverán el próximo 5 de marzo.

El texto incluye modificaciones puntuales del permiso por puntos. Así, conducir utilizando el teléfono móvil con la mano supondría perder seis puntos (por los tres de ahora), con lo que esa conducta se equipararía a conducir borracho o drogado, negarse a hacer la prueba de alcohol o drogas, conducir de forma temeraria, ir a más del 50% del límite de velocidad o conducir con vehículos que lleven inhibidores de radar.

También se incrementaría la detracción de puntos por no llevar puesto el cinturón de seguridad, el casco o el sistema de retención infantil, que pasarán de tres a cuatro puntos menos en el carné.

Además, el anteproyecto de ley premiaría a los conductores que superaran un curso de recuperación parcial de puntos (de los seis actuales a ocho) y a los que hicieran un curso de conducción segura (dos puntos más en el carné), en tanto que se unificaría el plazo para recuperar ocho puntos tras hacer un curso de recuperación parcial (ahora son dos o tres años en función de si se ha cometido alguna infracción grave o muy grave).

Patinetes

Por otro lado, limitar la velocidad genérica de las calles de un sentido de circulación a 30 km/h, obligar a ir ocho horas a clase en la autoescuela para sacarse el carné y regular los patinetes y otros vehículos de movilidad personal para que no circulen por las aceras ni por las carreteras podrían ver la luz si son aprobados por el Consejo de Ministros, puesto que se adoptarían mediante reales decretos y se evitaría su tramitación parlamentaria.

Uno de los reales decretos se refiere al ámbito urbano y supondría modificar el Reglamento General de Circulación para que el límite de velocidad baje de 50 a 30 km/h en las calles de un único carril o de un carril por sentido, que son la mayoría de las que conforman las ciudades, y el Reglamento General de Vehículos para regular los vehículos de movilidad personal (entre ellos los patinetes) con el fin de que no puedan ir por las carreteras ni por las aceras, su límite máximo sea de 25 km/h y necesiten de un certificado de circulación específico.

Y el otro implicaría reformar el Reglamento General de Conductores, de manera que las personas que quieran obtener cualquier permiso de conducir tendrían que estar obligadas a recibir ocho horas presenciales de formación en la autoescuela, algo que la DGT quiere impulsar para evitar que los futuros conductores se saquen el carné haciendo test en casa o mediante cursos 'online'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento