Mujer embarazada
Imagen de archivo de una mujer embarazada. GTRES

El Ministerio de Justicia ha dejado sin efecto la instrucción enviada desde su Dirección General de Registros y del Notariado este viernes 15 de febrero a todas las embajadas y registros que facilitaba la inscripción en el Registro Civil de bebés nacidos por gestación subrogada en los países en los que no se emiten sentencias de filiación paterna, como ocurre en Ucrania, bajo la premisa de aportar una prueba de paternidad por ADN.

Así lo indica Justicia en un comunicado, enviado 24 horas después de que se emitiera dicha instrucción que facilitaría el registro de estos menores en Ucrania, tras una semana en la que se les negara a decenas de familias españolas por no presentar una sentencia judicial que demostrara la filiación paterna, sino una prueba de paternidad como les habían permitido en el Consulado en Kiev hasta el pasado verano.

"El Ministerio de Justicia ha decidido dejar sin efectos la instrucción de la Dirección General de Registros y del Notariado (DGRN) enviada a los registros consulares en la que se abría la puerta a la inscripción de niños concebidos en el extranjero por gestación por sustitución mediante la presentación de una prueba de ADN que certificara la paternidad o maternidad de uno de los progenitores", señala este departamento.

Además advierte de que el Gobierno "perseguirá" a las agencias y establecimientos que ofrecen estos servicios y que se "lucran conduciendo a cientos de parejas a procrear en terceros países mediante esta actividad", que es ilegal en España. "Todo ello sin perjuicio de dar solución a las situaciones de hecho que se hayan creado atendiendo al interés superior del menor", concluye.

Caso de Ucrania

En el caso concreto de Ucrania, la Embajada de España en Kiev trabaja junto al Gobierno local para estudiar alternativas que solucionen la situación de las familias españolas que se encuentran en ese país para recoger a un bebé nacido tras un proceso de gestación subrogada, después de que España dejara sin efecto la instrucción a los consulados españoles en los países donde es legal la gestación subrogada de exigir una prueba de ADN que certificara que los menores son hijos de padre español para inscribirlos.

Varias familias españolas se encuentran en la actualidad en Ucrania esperando inscribir al hijo nacido de un vientre de alquiler, una situación que la Embajada de España en Kiev gestiona junto a las autoridades ucranianas para encontrarle una solución alternativa.

La Embajada "atenderá de manera individualizada a las familias españolas que se encuentran en el país para informarlas sobre la legislación vigente y las posibilidades legales y para ayudarles a buscar la mejor solución posible en estrecho contacto con el Ministerio de Justicia", ha explicado este sábado el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

El Gobierno ha incidido en que tiene "la obligación de preservar y proteger los derechos de las madres biológicas involucradas en este proceso, independientemente de su nacionalidad, así como de proteger el interés superior del menor". En España, los contratos por gestación subrogada son nulos, pero en los últimos años ha habido familias españolas que han viajado el extranjero para tener un niño mediante un proceso de gestación subrogada con una mujer extranjera.

Exteriores ha vuelto a desaconsejar el inicio de cualquier proceso de gestación subrogada y ha insistido en que los consulados están sujetos al contenido de la ley de reproducción asistida, en la que se declaran nulos los contratos por gestación subrogada