Los trabajadores de Dornier SAU se han concentrado este viernes convocados por el comité de empresa, compuesto por los sindicatos CCOO, UGT y ELA, para denunciar el despido de una trabajadora barakaldesa con más de 13 años de antigüedad, "utilizando como pretexto diversos procesos de incapacidad temporal por enfermedad", que "están avalados" por los servicios médicos de Osakidetza.

Los representantes sindicales han criticado "lo injusto y arbitrario" del despido de la trabajadora ya que "nunca había sido ni apercibida ni sancionada por incumplimiento de sus obligaciones laborales".

El comité ha recordado que el contrato y los pliegos de condiciones técnicas de la adjudicación del servicio establecen que "no será posible reducir los medios personales adscritos actualmente al servicio durante la vigencia del contrato, cualquiera que sea el motivo alegado para ello".

Los sindicatos ha destacado que esta empresa aún tiene sin renovar el convenio de sus 51 trabajadores desde enero de 2018 y acumula "numerosas denuncias por infracciones laborales e incumplimientos del contrato con el Ayuntamiento", por lo que "se le han abierto investigaciones con anterioridad".

Según ha asegurado el comité, "la empresa incumple la vigilancia de las zonas de aparcamiento, no sustituye las ausencias por vacaciones, IT o permisos, tiene un mantenimiento deficitario en las maquinas, y no entrega la ropa de trabajo en las épocas correspondientes".

A pesar de ello, ha denunciado, "se le premia con un nuevo contrato para dos años y con un importe de 5.458.175 euros, con una oferta económica inferior al precio de licitación en un 9% y con posibilidad de otros dos de prorroga".

Mientras tanto, según ha destacado, "la plantilla cumple con sus obligaciones laborales y se la tiene sin renovar el convenio, se la sanciona, y se la despide". Por ello, el comité ha asegurado que los trabajadores están "hartos de esta situación" y ha exigido que el Ayuntamiento "tome cartas en el asunto de una vez".

"REHÉN DE DISPUTAS"

Los sindicatos han criticado que esta empresa "utiliza la plantilla como rehén en las disputas" que tiene con el Consistorio por la liquidación del contrato anterior, y han reclamado a los grupos políticos municipales "un posicionamiento tajante en contra de las practicas de Dornier de proceder a despidos cuando los trabajadores reclaman la renovación de su convenio como herramienta de chantaje a la plantilla".

En este sentido, el comité de empresa ha instado a los partidos con representación en el Ayuntamiento vizcaíno que presenten una iniciativa con carácter urgente para el próximo pleno.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.