Mag Lari declarando como testigo en el juicio contra su exsocio que está sentado
Mag Lari declarando como testigo en el juicio contra su exsocio que está sentado EURPOPA PRESS - Archivo

La Audiencia de Lleida ha absuelto al exsocio del Mag Lari, P.V., de un delito de apropiación indebida de 145.000 euros del que le acusaban el artista y la Fiscalía y por el que el Ministerio Fiscal pedía cinco años de cárcel y el pago del dinero.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que Mag Lari era propietario de un 69% de la sociedad de la que su exsocio tenía un 30% y otra persona el 1% restante, y que entre 2010 y 2014 se utilizaron 145.000 euros de la sociedad para pagar gastos personales de los dos socios mayoritarios.

Parte de este dinero se destinó, según la sentencia, al pago de gastos corrientes de la sociedad, Mag Lari SL como la remuneración de artistas contratados esporádicamente para algún espectáculo de magia, "realizándose también por el acusado durante ese mismo período una serie de ingresos y transferencias personales por un importe de 43.000 euros".

La sentencia considera probado también que mientras Mag Lari se encargaba de la vertiente artística, el acusado, que como jefe administrativo percibía una nómina de 2.758 euros netos, "en su condición de apoderado se encargaba de la vertiente económica y de representación gestionando la contratación y los pagos por cuenta de la mercantil".

Asimismo, señala la sentencia, ambos socios, tanto el acusado como el artista "eran poseedores de una tarjeta de crédito a nombre de la sociedad, con la que se sufragaban gastos de la misma, siendo también utilizada para atender algunos gastos particulares de uno y de otro".

El tribunal considera probado también que el acusado en su condición de apoderado, tenía pleno acceso a las cuentas de la sociedad, "realizando reintegros en ventanilla o en cajeros automáticos y extendiendo cheques contra la cuenta de la mercantil, en la que también efectuaba ingresos".

En el juicio, celebrado el 19 de diciembre de 2018, la Fiscalía y el abogado del mago sostuvieron que el acusado, que fue despedido en 2014 de Mag Lari S.L., sacaba dinero de la cuenta de la empresa en ventanilla, en cajeros automáticos y pagaba sus gastos personales como productos de farmacia, tabaco, trabajos de jardinería o el mantenimiento de la piscina de su casa de Golmés (Lleida).

El acusado contó que tenía la confianza del que fue su socio, del que dijo que en un tiempo fueron como "uña y carne y que en ocasiones le aconsejaba como un padre" y que utilizó el dinero para pagos de la empresa y gastos personales del artista, circunstancias que Lari negó apuntando que en alguna compra como una máquina de gimnasio personal llegó a preguntarle al acusado con qué tarjeta tenía que pagar.

Josep Maria Lari 'Mag Lari' coincidió con su exsocio en que tenía en él plena confianza ya que, mientras el artista se encargaba del espectáculo, las cuestiones económicas las gestionaba P.V., que tenía llave de su buzón de correo.

La desconfianza del artista llegó, según relató en la sala de vistas de la Audiencia de Lleida, cuando estando en su casa recibió la notificación de un embargo de Hacienda y comprobó que faltaban algunos pagos y después él mismo fue a la Tesorería de la Seguridad Social en Lleida y descubrió que había una deuda de 30.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Lleida.