El presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero
El presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero PSOE

Como consecuencia de esta situación, José Manuel Caballero se ha mostrado convencido de que se producirá una movilización de la gente progresista de izquierdas el 28 de abril ante "los ataques a los derechos y libertades y la crispación por parte de la derecha que se extremando", ha informado el PSOE en nota de prensa.

Junto a ello, Caballero ha asegurado que el presidente "Pedro Sánchez cumple su palabra, y todos los que han vociferado durante todo este tiempo, como Casado, Rivera o Abascal, ahí tienen las elecciones". Una cita para la que el responsable socialista considera que "la decisión de las urnas está en manos de los ciudadanos, y si son justos en su voto, el PSOE será la primera fuerza política".

Dicho esto, Caballero ha apuntado que "el calendario no permitía otra fecha distinta de ésta", y, en todo caso valora de forma positiva que puedan celebrarse unas elecciones generales con un debate político sobre los asuntos que preocupan e interesan a España. Ello sin que, de manera diferente en tiempo y contenido, puedan celebrarse unas elecciones locales y autonómicas "para que hablemos de lo que preocupa en nuestros pueblos y en nuestra comunidad autónoma".

Y es que, a juicio del máximo responsable de los socialistas ciudadrealeños, "mezclar ambas elecciones sería desvirtuar el principio de la democracia, que es el derecho de los ciudadanos a expresar a través de su voto sus deseos respecto a sus gobernantes".

En cualquier caso, Caballero ha incidido en que lo que ha hecho Pedro Sánchez es lo que debía hacer y lo que prometió que haría", y es que si no disponía de unos buenos presupuestos la legislatura se acortaría", algo que finalmente se ha precipitado debido a que "ni la derecha del PP y de Ciudadanos ni los independentistas han querido aprobar estos PGE, sino que todos juntos se han unido para hacer una pinza al Partido Socialista".

Una movilización que augura se repetirá un mes después con las elecciones municipales, autonómicas del 26 de mayo "por la cercanía", no en vano, añade que "los ciudadanos se juegan quién será su alcalde o alcaldesa y quién será el presidente de la región, de quien dependerá su política sanitaria, educativa o de bienestar social; las cuestiones que tienen que ver con el agua o el empleo, o por hacer nuestras localidades más sociales".

MODERACIÓN FRENTE A EXTREMISMO

Por todo ello, Caballero ha asegurado que "en el PSOE estamos tranquilos porque somos un partido de izquierdas, progresista pero moderado", frente a la "clara inclinación del PP hacia la extrema derecha que pierde apoyos en favor de Vox y frente a la actitud sorprendente de Ciudadanos, un partido que se presentó como de centro y lo cierto es que pactó con Vox en Andalucía y se inclina hacia la derecha".

Por último, ha aprovechado para hacer un llamamiento a la gente progresista y de izquierdas "para que concentren su voto en el PSOE si queremos evitar que gobierne la derecha extrema", y más en el caso de Ciudad Real, ya que "en esta provincia la única oportunidad de que haya diputados de centro izquierda es votando al Partido Socialista, no a Izquierda Unida o a Podemos, que no han tenido nunca ni van a tener posibilidad de entrar en el reparto de cinco diputados nacionales, que es lo que se juega aquí".