Kiko Matamoros y su novia cada día más enamorados
Kiko Matamoros y su novia, Cristina Pujol. EP

Para los amantes de los vodeviles rocambolescos y de las telenovelas que resucitan a los personajes a los cinco capítulos de matarlo, las últimas semanas de la vida de Kiko Matamoros les habrá hecho gritar de la emoción.

Hace apenas dos meses, justo antes de que acabase 2018, el colaborador de Sálvame aseguraba que tenía ganas y "necesidad de ir más lejos" en su relación con Sofía Suescun. Quien haya parpadeado mucho en este tiempo se encontrará que no solo ya no están juntos, sino que Kiko se va a casar con otra mujer: Cristina Pujol.

La ceremonia, según el novio, se oficiará el 21 de junio (un día antes que la de Belén Esteban, con la que no se lleva especialemnte bien) y, en sus palabras "será una celebración íntima en la que estará invitado un grupo reducido de personas". Eso sí, por si quedaba alguna duda de quién es Kiko, se apresuró a añadir que, "en verdad, es para montar una fiesta y celebrar el amor".

Pero, ¿quién es Cristina Pujol, el amor Deus ex machina de Kiko Matamoros? ¿Por qué hay quien dice que es una mentirosa? ¿Por qué han salido tantas voces que parecen conocerlo todo sobre su vida privada, su vida anterior a su futura boda?

Demasiadas incongruencias

En un primer momento se dijo que era de origen brasileño y que su edad rondaba los 30 años. Pero su hijo mayor, Jonathan, se puso en contacto con el programa de Telecinco y desmintió estos datos: es española y está a punto de cumplir 40 años. Además, aseguró que no guarda buena relación con su progenitora, pero que habla con ella para conocer cómo está su hermano pequeño.

Esto lo confirmó Zaira, excuñada de Cristina, que terminó por certificar que no hay rastro carioca en la futura esposa de Kiko Matamoros. También aseguró que "se desentendió" de su hijo cuando este cumplió 11 años y que la recuerda como una mujer "obsesionada con su físico" y que "dice 20.000 barbaridades".

A estas afirmaciones, la propia Cristina, que hasta entonces prefería mantenerse "al margen" y aseguraba ser "una persona anónima" que así quería seguir, se vio forzada "a hablar" sobre su hijo: "Lo han absorbido y puesto en mi contra. Es una situación cruel. Le intento hablar y me rechaza".

Yago Hermida, ex GH12 y también ex de Yola Berrocal, contactó  con el programa porque también tenía algo que decir: estuvieron hablando tras conocerse por Internet. "Empezamos a hablar por las redes sociales y estuvimos conversando este verano", dijo el modelo, que confesó que Cristina el enviaba vídeos diciéndole "cosas bonitas".

"Me contó su vida: trabajaba en El Corte Inglés, estaba estudiando para la Policía Nacional...", confesó. También contó que Kiko Matamoros no era la única celebtrity televisiva con la que hablaba y que era "una chica celosa y posesiva, de las más celosas que he visto en mi vida". Dejaron de hablar porque él se negó a irse a Albacete.

Todos contra Kiko

Fue la periodista María Patiño quien investigó sobre Cristina y soltó una bomba: había trabajado dos años como gogó en diferentes clubes de la provincia de Albacete. "Le daba vergüenza y quería tapar a sus familiares que se dedicaba a eso", dijo la colaboradora.

Pero no se quedó ahí y aventuró que "es una mentirosa profesional" que "se inventaba realidades" y "va contando que se está sacando las oposiciones para policía y que trabaja en El Corte Inglés", lo que según Patiño son "completamente mentira".

Para terminar de rizar el rizo, Makoke, antigua pareja de Kiko Matamoros, dio a entender que, por lo que hablaron la última vez que se vieron, el colaborador no estaba "enamorado". Cuando ella le preguntó si era feliz, él le reconoció que "feliz no". Y opinó: "No es su tipo de mujer, no pegan nada".

Kiko se pronunció el último y habló de Jonathan: "Me parece muy duro pero es el hijo de Cristina y no quiero hacer sangre. Me da pena ver a un crío de 20 años hablar así. Hay que tener el alma más limpia".

Y es que el hijo de Cristina le había advertido que su madre "no está enamorada". "He estado viviendo con ella de pequeño, la he visto irse con personas famosas, más jóvenes que ella y me decía que nunca estaría con un hombre mayor porque le daban asco", aseguró el joven.

"Yo le diría a Kiko que tenga cuidado con mi madre, que no la conoce", aconsejó Jonathan ante las cámaras de Telecinco.