El músico Kayne West y su esposa, Kim Kardashian, se convirtieron este San Valentín en la pareja más llamativa, como era de esperar. El motivo, los regalos que se hicieron por el día de los enamorados.

El rapero sorprendió a Kim con una habitación inundada de rosas blancas y rojas en su mansión en Hidden Hills (California). Además, contrató al popular saxofonista, Kenny G para que la recibiera tocando una romántica serenata.

"El premio al mejor esposo va al mío. Este es el mejor regalo de la historia", escribió la empresaria en Twitter, donde compartió una fotografía y algunos vídeos.

Los vídeos del momento en el que ella recibió su regalo ya suman más de diez millones de reproducciones. También han recibido muchos comentarios, entre ellos algunas bromas de los seguidores de la pareja: "¿Cómo va a salir de allí?", se preguntaba una usuaria.