Parlamento Europeo en Estrasburgo
Vista exterior del Parlamento Europeo. EFE/ Patrick Seeger

La Unión Europea logró este miércoles cerrar un acuerdo sobre la nueva legislación de derechos de autor, con la que pretende actualizar la manera en que los creadores perciben una remuneración justa por su trabajo en la era digital.

Representantes de la presidencia del Consejo de la UE (en manos de Rumanía este semestre) y del Parlamento Europeo alcanzaron un pacto provisional sobre las nuevas normas, que tendrá que ser formalizado por las instituciones europeas en las próximas semanas.

"El acuerdo alcanzado sobre la Directiva de Derechos de Autor protege la creatividad europea. Músicos, actores, escritores, periodistas y el sector audiovisual tendrán derecho a una remuneración justa también por parte de los gigantes de internet", dijo el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, en su cuenta en Twitter.


Por su parte, la Comisión Europea señaló que el acuerdo político logrado adaptará las normas de la propiedad intelectual al mundo actual, en el que los servicios de transmisión de música, las plataformas de vídeo sobre demanda o de contenidos colgados por el usuario se han convertido en las principales vías de acceso a los trabajos creativos y artículos de prensa.

El vicepresidente para el mercado único digital, Andrus Ansip, valoró el "importante logro" que supone el acuerdo, pese a la larga demora en su consecución.

Por su parte, la comisaria para Economía y Sociedad Digital, Mariya Gabriel, señaló que la Directiva de Derechos de Autor "es una piedra angular crucial para nuestro Mercado Único Digital".

La nueva normativa introduce cambios a las normas vigentes sobre propiedad intelectual, con el objetivo de ayudar en la creación de un mercado digital europeo.

Entre otros elementos, la Directiva incorpora un nuevo derecho para los editores de prensa en relación con el uso digital de sus publicaciones y aclara el marco legal en el que operan las plataformas de intercambio de contenido online.

Por otro, mejora las prácticas de licencia para asegurar un acceso más amplio a los contenidos y establece excepciones o limitaciones a los derechos de autor en ámbitos como las actividades de enseñanza en internet o la diseminación del patrimonio cultural.

"El acuerdo es una señal de nuestra voluntad de establecer un mercado único digital que funcione correctamente y que fomente el desarrollo de nuevas empresas basadas en el contenido en interés de todos los ciudadanos europeos", dijo tras el acuerdo logrado el ministro de Cultura de Rumanía, Valer Daniel Breaz, en un comunicado.

Por su parte, las organizaciones de editores como ENPA, EPC y NME valoraron el acuerdo alcanzado e indicaron que los colegisladores han respaldado una normativa que pretende "mejorar la posición de los editores y sus publicaciones"