Niña aplicándose un pintalabios
Los pintalabios contienen muchos químicos y lo único recomendable en niños es un cacao apto que incluya un poco de color. GTRES

Este miércoles la OCU dio la voz de alarma tras detectar sustancias potencialmente cancerígenas en trece de los quince labiales analizados.  En seis se encontró MOSH (Mineral Oils Saturated Hydrocarbons) en cantidades superiores al 5% recomendado y en siete de ellos MOAH (Mineral Oils Aromatic Hydrocarbons), que es "una impureza indeseable" en cualquier concentración y que en Europa no está permitida en los alimentos.

Pero los bálsamos labiales son con frecuencia imprescindibles. El frío, las enfermedades o las actividades a la intemperie pueden hacer que los labios de adultos y niños se resientan. ¿Cuáles usar entonces con garantías?

La Organización de Consumidores y Usuarios recomienda evitar los labiales elaborados con aceites minerales derivados del petroleo o polímeros sintéticos y recurrir a los que se apoyan en aceites y grasas vegetales como el cacao, el karité o la jojoba.

El karité es un árbol conocido como 'árbol de mantequilla' procedente de África cuyas nueces contienen una grasa natural, una manteca, que es comestible, se emplea en la cocina local y como sustituto de la manteca de cacao. Es ampliamente empleada en la industria cosmética por sus propiedades hidratantes.

La jojoba es un vegetal que produce una cera líquida (de hecho, es el único que se conoce que produzca una sustancia así) que tiene numeross usos, entre ellos en la industria cosmética. Se produce sobre todo en Argentina, Israel, Estados Unidos, Perú y Australia, y tiene a su favor que permite la recuperación ambiental y económica de zonas áridas.  Su demanda supera la oferta, por lo que su producción está en expansión.

También son recomendables lo que tienen como base ceras naturales de plantas, de abejas o lanolina, que es una cera natural producida por las glándulas sebáceas de algunos mamíferos, normalmente del ganado ovino.

Puede que esta última opción no parezca demasiado sugerente, pero no entraña ningún riesgo para la salud. 

Y nunca hay que olvidar que una correcta hidratación es el mejor aliado. Para el buen estado de los labios y de todo nuestro organismo.

Una correcta hidratación no procede únicamente de beber agua, que es la opción más recomendable y la base de la ingesta de líquidos, por encima de zumos, batidos o, por supuesto, refrescos; también alimentos como las frutas frescas, que además aportan numerosos nutrientes.  

Cuidado también con el maquillaje

Un último consejo, también procedente de la OCU, es evitar los labiales de maquillaje en los niños. Los pintalabios son cosméticos con muchos químicos y lo único recomendable es un cacao apto que incluya un poco de color.

Dado que se acerca carnaval no es mala idea recordar los ingredientes que la organización de consumidores recomienda evitar en los productos cosméticos que apliquemos en los niños, evitando siempre el área en torno a los ojos y nunca maquillando a niños menores de tres años.

Son:

  • BHT (butylated hydroxytolueno).
  • Formaldehído y sus liberadores.
  • Metilcloroisotiazolinona y Metilsotiazolinona.
  • 2-Bromo-2-Nitropropano-1,3-Diol.
  • Perfume allergénico (limonene, benzilbenzoate, Butilfenil Metilpropional, geraniol).
  • Petrolatum, parafina líquida, silicona.


(GTRES)