Gennet Corcuera
Gennet Corcuera. ARCHIVO

La primera semana de abril llegará a los cines españoles la película 'Me llamo Gennet', del director y productor Miguel Ángel Tobías, que narra la historia de Gennet Corcuera, la primera persona sordociega que consiguió una licenciatura universitaria en España y en Europa tras graduarse en Magisterio por la rama de Educación Especial.

Sorda de nacimiento y ciega desde poco después, de origen etíope, la propia Genett Corcuera se interpreta a sí misma en parte del metraje, con el que esta luchadora "quiere rendir un homenaje a su madre Carmen", según explicó a Servimedia el director, Miguel Ángel Tobías.

"Yo supe de la historia de Gennet hace unos cinco años, a través de las noticias, cuando se licenció. Me di cuenta de que si no era yo sería otro, pero sabía que esa chica tenía una película y quería hacerla", relata.

Intentó entonces ponerse en contacto con ella y, "sincronicidades de la vida", una persona que por aquel entonces acababa de conocer resultó ser la mejor amiga de Gennet desde los 12 años. "Cuando me preguntó en qué estaba y le conté que tenía la historia de Gennet en la cabeza, se quedó callada y me dijo que me tenía que presentar a alguien". Resultó que se conocieron a los 12 años en un campamento inclusivo, que ella aprendió lenguaje dactilológico para comunicarse con ella y que desde entonces son íntimas amigas.

"Hacía justo un mes que la madre adoptiva de Gennet había muerto cuando le propuse esta historia", recuerda Tobías, y lejos de echarle para atrás ese hecho le animó. "Quiero que esto sirva de homenaje a mi madre", me dijo, "para que todos sepan de ella y lo que hizo por mí".

El otro motivo que llevó a Gennet a participar en el proyecto fue el deseo de dar a conocer la realidad de las personas sordociegas. "Si todos tuviesen las mismas oportunidades que tuve yo, la gran mayoría podría trabajar y contribuir a la sociedad, como cualquiera. Como hago yo".

Hace algo más de dos años que Gennet se mudó a Sevilla para trabajar en el Centro Santa Ángela de la Cruz, una residencia especializada en la atención y educación a personas sordociegas. Pero Sevilla es solo uno de los muchos escenarios que aparecen en el metraje. El equipo también grabó en Etiopía, donde transcurrieron los siete primeros años de Gennet; en Madrid, donde llegó con su madre adoptiva; en el colegio de la ONCE donde estudió hasta 4º de ESO; en el instituto de Pastrana (Guadalajara) donde pasó el Bachillerato, o en la Universidad Complutense de Madrid.

Recaudación solidaria

Además de la propia Gennet, en la película hay otras cuatro actrices que interpretan a la protagonista cuando era más joven. "Las cuatro son huérfanas y etíopes, para darle el mayor realismo posible", explicó Tobías, que añadió que la incorporación de Gennet al rodaje surgió "sobre la marcha". "Pasamos mucho tiempo hablando con ella y con personas de su entorno para preparar el guion y, una vez empezó todo, ella nos acompañaba", relató.

El 10% de la recaudación de la película se destinará a Asocide (Asociación de Sordociegos de España) para ayudar a la inserción social y laboral de este colectivo. Este es, en último término, el propósito de la película. "Queremos dar a conocer la vida de Gennet, por supuesto, pero también que la gente sepa de la realidad de las personas sordociegas", una discapacidad que, en opinión de Tobías, "todavía permanece muy invisiblizada".