Clínica de Idental en Sevilla
Una clínica de Idental en Sevilla. IDENTAL - Archivo

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha enviado a prisión provisional al cofundador de iDental, el odontólogo José Antonio García Pellicer, tras ser entregado a las autoridades españolas por Reino Unido en cumplimiento de una euro orden tramitada en menos de un mes.

El acusado por delitos de administración fraudulenta prestó declaración este lunes por la macro estafa de sus clínicas dentales de bajo precio, atribuyendo la "culpa" del fracaso de iDental a la pérdida de confianza de los inversores en su modelo "low cost" tras el escándalo de VitalDent.

Sin embargo, la investigación les sitúa como responsables del hundimiento de la compañía al promover una política de aperturas sin control que generó una deuda insalvable hasta su venta al fondo Weston Hill en octubre de 2017, cuyos socios ya están en prisión provisional por la misma causa.

En el caso de Luis Sans y José María Garrido, socios de la empresa compradora, la investigación apunta un posible delito de organización criminal, ya que actuaron de la misma forma con iDental y con Institutos Odontológicos, cadena que controlaban y para cuya expansión estafaron 35 millones de euros a un fondo estadounidense. El juez sospecha que compartían la idea de fusionar ambas empresas.

En la ecuación entra una tercera persona, el ex director del departamento de Riesgos de Bankia en la zona Norte, Jorge Puga, que se encuentra en libertad con medidas cautelares al haber sido demandado por la entidad debido a los créditos que habría estado concediendo sin control al grupo empresarial, ascendiendo a una cantidad de 46 millones de euros.

Además de la Hacienda Pública y la entidad financiera, los afectados finales son los pacientes, que en enero de 2018 ya habían presentado más de 8.500 denuncias en Consumo, cifra que actualmente se cree mucho mayor.