Autobús de Castillo
Autobús de Castillo EUROPA PRESS - Archivo

La concejala socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Matilde Cruz, ha dicho que Márquez tiene sobre la mesa desde hace casi tres años "medidas pendientes con la empresa que son mucho más expeditivas que un simple requerimiento", como es una auditoría para saber el coste de la concesión a todos los jiennenses y un expediente sancionador acordado en pleno tras el trato dispensado a los conductores por la empresa con el asunto de los tornos.

"A partir de ahí, todo lo que quiera hacer Javier Márquez con la concesión es un paripé para blanquear el descontrol que tiene con las concesionarias", ha dicho Cruz. La concejala ha apuntado que "a tres meses de una elecciones es una campaña de imagen poco creíble", máxime cuando, según los socialistas, desde hace año y medio no se convocan las reuniones de la Comisión de Transparencia y Control de Empresas Concesionarias ni las dos sesiones extraordinarias expresamente pedidas por la oposición sobre Castillo.

La concejala señala que el PSOE no está en contra del requerimiento municipal para que se repongan estos dos microbuses "pero más convincente sería aún si hubiéramos visto en estos ocho años contundencia en las medidas que el PP ha tomado para corregir la calidad del servicio".

"Pedir ahora que repongan dos microbuses cuando el PP se ha callado y no ha exigido a la empresa estos últimos años que cumpla con la orden municipal de adquirir dos nuevos cada año es poco más que un cachete", ha apuntado y ha finalizado diciendo que "si después de las quejas que el Ayuntamiento recibe en redes a diario por el pésimo servicio de autobuses urbanos acabamos en una regañina del alcalde a la empresa es que Javier Márquez está sirviendo a otros intereses".

Consulta aquí más noticias de Jaén.