Ximo Puig, en Casa de les Bruixes.
Ximo Puig, en Casa de les Bruixes. EUROPA PRESS

Puig, que ha asistido en Alicante a la reunión de la Comisión Interdepartamental de Acción Exterior y Relaciones con la UE para analizar la situación del Brexit y a una concentración de repulsa por el crimen de violencia de género de Planes, ha recalcado que lo que le preocupa es "la Comunitat Valenciana y, por supuesto, España" por lo que ha subrayado que está "bien claro" que los PGE "mejoran la vida de las personas".

"Y lo que tienen que pensar los grupos parlamentarios, más allá de coyunturas electorales y otros problemas que son importante pero no son fundamentales, es si estos PGE mejoran o empeoran la situación de los españoles y los valencianos", ha argumentado Puig, quien ha advertido de que para la Comunitat Valenciana, el hecho de que no se aprueben los PGE "tiene un coste económico grave de más de 1.000 millones de euros".

Al respecto, ha avisado de que quienes infrinjan ese coste "tendrán que dar cuenta" de ello porque "son unos PGE buenos para los españoles". Por tanto, ha dicho: "Si unos partidos deciden boicotearlos, deberán dar respuesta a los ciudadanos, y cuando se voten, en función del resultado, se podrán determinar cuáles son las salidas".

No obstante, Puig sostiene que en este momento "no hay una salida automática", sino que la debe evaluar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "y tiene que valorarla pensando en el interés general, que no es el interés de unos cuantos, por mucho que se manifiesten el domingo, porque ellos no representan al conjunto de la población sino a tres partidos".

Consulta aquí más noticias de Valencia.