El conselleiro de Economía, Francisco Conde, con el comité de Cee-Dumbría
El conselleiro de Economía, Francisco Conde, con el comité de Cee-Dumbría XUNTA

Los comités de empresa de Ferroatlántica en las localidades coruñesas de Cee-Dumbría y Sabón (Arteixo) han iniciado este martes una primera toma de contacto con la Xunta para tratar de recabar su "compromiso" en relación con la negociación del expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que ha presentado la empresa para todos sus centros productivos en España.

Por su parte, el conselleiro de Economía, Francisco Conde, quien ha sido el encargado de reunirse por la mañana con los representantes de los trabajadores de A Costa da Morte (y que por la tarde recibirá a los de Sabón), ha mostrado su "determinación firme" en defensa de los puestos de trabajo y de la actividad industrial, con la vista puesta en que el expediente "en Galicia no tenga una repercusión que no se desea".

Con el mismo discurso que ante la crisis de Alcoa, igualmente afectada por el coste de la energía y el valor de su producción en el mercado, Conde ha atacado al Gobierno de Pedro Sánchez ante el anuncio del ERTE en Ferroatlántica: el Ministerio de Transición Ecológica está siendo "cómplice silencioso" al no dar "soluciones concretas" al precio eléctrico, ha censurado.

Tras el resultado de la subasta eléctrica, en la que Ferroatlántica no pudo acceder a los bloques de 50 megavatios (los más grandes), la firma mantiene parados dos hornos de manganeso en Cee-Dumbría, donde la plantilla se sitúa en 295 trabajadores, y otro en Sabón, con 130 de puestos de trabajo. En este lugar, hace una década ya afrontaron un ERTE precisamente al verse abocados a cerrar dos de las tres calderas.

LA MESA DE NEGOCIACIÓN

En declaraciones a los medios de comunicación tras más de una hora de encuentro en la sede de la Xunta, Juan Villar, de CGT en Cee-Dumbría, ha explicado la problemática que les atañe, y es que en la mesa de negociación del expediente constituida este lunes en Madrid después de ocho horas no están presentes, aunque reclamaron al menos ser "oyentes".

Esta situación deriva del hecho de que abandonaron sus sindicatos en medio del conflicto abierto en 2017 por la intención de Ferroatlántica de segregar las actividades de generación eléctrica y de producción metalúrgica, con la vista puesta en la venta de las centrales hidráulicas.

La Xunta denegó finalmente esta segregación, en un contexto de fuerte contestación de los trabajadores y de toda la comarca, pero las organizaciones de ámbito estatal habían dado su visto bueno a la operación, lo que implicó que los representantes sindicales de Cee y Dumbría decidiesen salirse de sus respectivas centrales.

Por su parte, Alberto Ferreiro, del comité de Ferroatlántica en Arteixo, ha señalado que a ellos tampoco les "gustaba" el "formato" de la negociación propuesto por la compañía, ya que preferían la representación por centros, pero que terminaron asumiendo la oferta, de modo que ahora son seis miembros por UGT, tres por la CIG, dos por CC.OO. y uno de USO.

"EL MENOR DAÑO POSIBLE"

"Intentaremos arrancarle un compromiso a la Xunta para que paralice esto, y si no es capaz, que no creo, por lo menos que los centros de trabajo salgan lo menos dañado posible", ha expuesto.

También "preocupado", Juan Villar, de Cee-Dumbría, ha hecho hincapié en que quieren contar con "garantías de arranque cuanto antes" de los hornos parados y que para ello es preciso conocer un "arreglo" en cuanto al precio de la energía.

La intención de Ferroatlántica es ejecutar el ERTE entre el 1 de marzo de este año y el 31 de diciembre de 2020. Las próximas citas previstas en la negociación son el lunes 18 y el viernes 22.

"URGENCIA"

Mientras, el conselleiro, que ha comparecido ante los medios después de Villar, ha subrayado que la situación es "de urgencia desde el punto de vista industrial" y ha exigido al Ejecutivo central que "dé una respuesta al precio eléctrico".

"Llevamos cuatro meses esperando", ha recalcado el titular de Economía, antes de atribuir al equipo de Sánchez la "irresponsabilidad" de que "no se actúe".

En lo que a la Xunta respecta, ha comprometido "continuidad" en la "interlocución con la empresa" y la defensa de los empleos "tanto ante la empresa como ante el ministerio".

La propuesta del Gobierno gallego, según ha recordado, pasa por fijar un precio eléctrico competitivo que se aplique de manera retroactiva desde el 1 de enero.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.