Carlos Gorria, director de la Territorial Norte de BBVA, y Miguel Cardoso, econo
Carlos Gorria, director de la Territorial Norte de BBVA, y Miguel Cardoso, econo EUROPA PRESS - Archivo

BBVA Research prevé un crecimiento de la economía aragonesa de un 2,4 por ciento en 2019 y un 2 por ciento en 2020, según un informe elaborado por esta entidad, que indica que, de ser así, el promedio de los últimos seis años sería de un 2 por ciento en esta Comunidad.

El estudio 'Situación Aragón' ha sido presentado este martes en rueda de prensa, en Zaragoza, por el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, y el director de la Territorial Norte de BBVA, Carlos Gorria.

Cardoso ha apuntado que esta Comunidad "continúa presentado un nivel de crecimiento sólido" y avanzará en la recuperación gracias a la caída de los precios del petróleo, la política monetaria y el impulso fiscal.

En concreto, este informe señala que este año y el que viene Aragón crecerá igual que la media española, mientras que en los años precedentes lo ha hecho por encima, siendo unas de las Comunidades que ha encabezado el aumento del Producto Interior Bruto (PIB) regional.

El PIB ha aumentado en Aragón en 2017 y 2018 un 3,4 y 2,6 por ciento, respectivamente, frente a un 3 y 2,5 por ciento de la media nacional. Además, el año pasado, en esta Comunidad, la economía ha crecido un 0,7 por ciento cada trimestre, mientras que el promedio de la Unión Europea ha sido de un 0,4.

En relación con el empleo, Cardoso ha comentado actualmente la Comunidad tiene un nivel de ocupación un cinco por ciento inferior a antes de la crisis. Ha aportado otros datos sobre 2018, como una evolución diferente del empleo por comarcas según la afiliación a la Seguridad Social, con la zona de Zaragoza y su área de influencia con un crecimiento similar a la media, cuando cabría esperar que fuera superior, como ocurre en otras grandes áreas urbanas del país.

Por el contrario, han aumentado por encima de la media la zona oriental de Aragón y Teruel, lugares donde están cerca de recuperar el nivel de ocupados que había antes de la crisis, gracias, entre otras cosas, al empuje del sector agroalimentario y de la logística, ha dicho Cardoso.

DESACELERACIÓN

El economista jefe para España de BBVA Research ha comentado que, a pesar de que el crecimiento se mantiene sólido, se aprecia una desaceleración porque el consumo de las familias está creciendo a un ritmo inferior ya que en los últimos años se han materializado las decisiones de compra que se habían pospuesto durante la crisis.

Además, ha habido un estancamiento de las exportaciones "por la contribución negativa del sector del automóvil" y se ha dado una menor contribución de los servicios turísticos al PIB puesto que ha tenido lugar un menor aumento de la demanda de los mismos, en su mayor parte por residentes en España, pero también, en parte, por el turismo extranjero ya que existe "más competencia en los destinos", ha apuntado Cardoso.

También ha señalado que hay un aumento de la incertidumbre interna y externa, esta última por un proteccionismo que va en aumento y las "tensiones comerciales", al tiempo que ha de aclararse el desenlace de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Desde el punto de vista interno, hay incertidumbre ante la fragmentación parlamentaria, los efectos que puedan tener decisiones de política económica y el entorno político de Cataluña.

EMPLEO

El economista jefe para España de BBVA Research ha manifestado que su previsión es que en el periodo 2019-2020 puedan crearse en Aragón algo más de 14.000 empleos, lo que supondría que la ocupación se sitúe en niveles precrisis, si bien no ocurre lo mismo con la tasa de empleo, que ha situado sobre el 9 por ciento para la segunda mitad de 2020.

En este punto, ha comentado que, por un lado, se puede producir el incremento de la población activa y, por otro, ha señalado que una parte de la población parada no logra encontrar un puesto de trabajo por lo que ha apostado por desarrollar instrumentos a través de la formación y la empleabilidad que les permitan hallar una ocupación.

Cardoso ha explicado que esos nuevos 14.000 puestos de trabajo previstos 2019 y 2020 estarán liderados por la industria, como ha ocurrido en el último periodo, si bien habrá una mayor participación de la construcción que en años precedentes.

PERSPECTIVAS

El economista jefe para España de BBVA Research se ha referido a las perspectivas para los dos próximos años, en los que la recuperación continuará, pero "con mayores riesgos". Ha aportado varias claves, como la caída del precio del petróleo, "importante para los costes del transporte en una economía tan abierta como la aragonesa" ya que supondrá dejar más recursos para inversión, creación de empleo o competir en precios, ha apuntado.

En concreto, ha dicho que este factor puede suponer hasta un 0,5 por ciento en el crecimiento económico de 2019 y 2020 de Aragón. Por otra parte, las condiciones financieras seguirán siendo favorables porque se ha postergado la subida de los tipos de interés al segundo trimestre de 2020, con un euro algo más depreciado, que favorece la competitividad frente a otros países, algo que beneficia a la Comunidad ya que está entre las regiones que exportan más fuera de la eurozona.

Además, la inversión privada en bienes de equipo continúa avanzado que es "el mejor índice de confianza", ha considerado Cardoso. En concreto, la importación de bienes de equipo ha alcanzado en 2018 en Aragón un máximo histórico hasta representar el 10,6 por ciento PIB.

Por su parte, el sector inmobiliario ha encontrado un "punto de inflexión" ya que se ha incrementado la venta de vivienda, que "ha puesto un límite a la caída del precio", que se ha caracterizado por un "leve crecimiento" lo que ha motivado que el sector vuelva a la inversión. Además, la política monetaria apoyará la recuperación de este sector.

Asimismo, la política fiscal mantendrá un tono ligeramente expansivo y la subida de los salarios del personal público y de las pensiones puede incrementar la renta disponible en los hogares un 0,6 por ciento por encima de la media.

Cardoso se ha referido también a que las empresas aragonesas "van por delante" en lo que se refiere a la implantación de las nuevas tecnologías y en el comercio electrónico las provincias de Huesca y Zaragoza se sitúan entre las primeras en cuanto a su peso en el porcentaje de ventas.

Como riesgos, el economista ha indicado que se mantienen los señalados para 2018, con una mayor proteccionismo, tensiones comerciales, incertidumbre política en Europa y sobre cómo será la salida de la UE de Gran Bretaña, en lo que se refiere al ámbito exterior.

En clave interna, los riesgos se refieren a la situación política nacional, así como a la "incertidumbre" en Cataluña, -Comunidad que ha perdido empleo-, junto a las limitaciones en la capacidad de crecimiento, entre otras cosas, por el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

En relación con este último, Cardoso ha aclarado que Aragón no resultará muy perjudicada ya que en esta Comunidad muchos convenios laborales están por encima del SMI y los trabajadores que se van a beneficiar de su incremento se encuentran en un porcentaje inferior al promedio de España.

Otro factor que puede limitar el crecimiento es el envejecimiento de la población aragonesa, que ha dicho que tiene impacto en el crecimiento del gasto en pensiones, así como en la sanidad, donde "empieza a acelerarse". Además, va a afectar a la productividad ya que se van a jubilar personas con experiencia.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.