Oviedo consigue frenar los 3 rascacielos de Calatrava
Calatrava presentando el proyecto.

El alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, decidió ayer rechazar el proyecto de Santiago Calatrava para la parcela de El Vasco, en la entrada de Oviedo desde la Y. Consistía en un centro comercial, un edificio de oficinas, un parque y tres torres de viviendas de 133 metros de altura, casi dos veces la catedral. Los rascacielos han protagonizado  una gran polémica desde que el arquitecto los presentó, en diciembre.

Para hacer los rascacielos el Ayuntamiento debería haber cambiado el Plan General de Ordenación Urbana. Ahora permite construir 84 viviendas en edificios de siete pisos y las torres sumaban 300 viviendas en 39 plantas. Tras manifestaciones y denuncias, el alcalde salió ayer al paso de las criticas. En un principio, no habrá rascacielos  porque no hay «ni  consenso social ni político». El solar de la estación de tren es propiedad de Jovellanos XXI, que lo compró al Consistorio por seis millones de euros. De Lorenzo pide ahora a esta empresa –que construye el Palacio de Congresos de Calatrava en Buenavista– un proyecto nuevo y «viable».

El PSOE y Asamblea de Ciudadanos por la Izquierda  lideraron, junto con otros colectivos, la campaña contra las torres. Ayer, satisfechos con la decisión, la achacan a «interés electoral». Icomos, el comité asesor de la Unesco sobre patrimonio, felicitó al Ayuntamiento por la «sensatez» de retirar el proyecto. Antes había hecho un informe en el que decía que las torres ponían en peligro la consideración del prerrománico ovetense como patrimonio de la humanidad.

Conflictos en Bilbao y Valencia

Santiago Calatrava es un arquitecto tan reconocido como polémico. En Bilbao fue a juicio contra el Ayuntamiento porque construyó una pasarela que prolongaba el puente Zubi-Zuri diseñado por él. Perdió y recurrirá la sentencia. En Valencia, su ciudad de origen, tiene varias obras. El Palau de Les Arts y la estación de Alameda se crítican por inundarse cuando llueve.