Nuevo giro este martes en el escenario político. Tras escuchar la dureza con la que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se ha dirigido al PDeCAT y ERC, al rechazar su "chantaje" y su "ensoñación" con la autodeterminación para aprobar los Presupuestos, se ha instalado en el Congreso la sensación de que el Gobierno ya no está interesado en aprobar las cuentas y que lo que más bien tiene en mente es una convocatoria inminente de elecciones generales.

Este es el análisis que hacen diputados de distintos grupos, empezando por el PDeCAT, que ve claro que el discurso con el que Montero ha defendido este martes en nombre del Gobierno el proyecto de Presupuestos no deja espacio alguno a la necesidad de "sentarse a hablar", que al inicio de la jornada señalaba su portavoz, Carles Campuzano, cuando la duda aún era si los independentistas tenían intención de retirar sus enmiendas a la totalidad, como exigía el Gobierno para retomar los contactos con el Govern.

No solo ha sido una percepción por parte de los independentistas, entre los que tanto ERC y PDeCAT han preferido no reaccionar oficialmente al discurso de Montero hasta que esta tarde defiendan en la tribuna sus enmiendas a la totalidad. Sí choca con el análisis que a primera hora se hacía desde el PP, donde no veían tan seguro que ERC y PDeCAT fueran a tumbar mañana los Presupuestos ya que, decían fuentes de este partido, ambos "se necesitan".

La portavoz socialista, Adriana Lastra, ha asegurado que el PSOE intentará "hastas el último minuto" que haya Presupuestos y ha vuelto a calificar de simples "quinielas" la fecha del 14 de abril como adelanto electoral. Sin embargo, en la línea que ha marcado Montero en su discurso, también se ha ceñido al mensaje que desde este lunes traslada el Gobierno, para distanciarse de los indepedentistas. "Poner sobre la mesa el derecho de autodeterminación no es una negociación, es un veto para los Presupuestos y eso es lo que han hecho en las últimas horas", ha dicho Lastra sobre ERC y PDeCAT.

También Irene Montero, portavoz de Unidos Podemos, el socio presupuestario del Gobierno, ha sonado en clave electoral al subrayar en varias ocasiones que los Presupuestos son los "más sociales" de la historia, a pesar del PSOE, que si hay adelanto electoral será un adversario de cara a las urnas. "Sabemos que no son suficientes, pero son los mejores que se podían pactar teniendo en cuenta que es el PSOE quien gobierna", ha dicho Montero.

"A nosotros no nos gustaría que se convocaran elecciones el domigo de mayo", ha dicho el portavoz del PNV, Aitor Esteban, en alusión al 26 de mayo, una fecha que podría quedar muy lejos si se impone la opción de abril, aunque hay miembros del Gobierno que descartan rotundamente que vaya a ser el día 14.

Como todos los portavoces, Esteban ha señalado que la convocatoria de elecciones corresponde únicamente al presidente de Gobierno pero ha señalado que, aunque Sánchez quisiera gobernar con "presupuestos prorrogados y medidas parciales", el "problema es el bloqueo constante de todas las semanas de PP y Ciudadanos".

El portavoz de este último partido, Juan Carlos Girauta, ha percibido "melancolía" en el discurso de Montero "porque van a tener que convocar elecciones pronto". Sobre el 14 de abril, ha añadido que "está ahí" pero que "nosotros ya no nos creemos nada de lo que diga este Gobierno y queremos que se convoquen elecciones cuanto antes".

"Chantaje" y "ensoñaciones" de los independentistas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había empezado fuerte la jornada con una serie de tuits "muy potentes" según La Moncloa donde atacaba por igual a "las derechas" y los independentistas. Pero la hipótesis de adelanto electoral y la fecha filtrada este lunes del 14 de abril ha tomado aún más fuerza en el Congreso tras un discurso de Montero eminentemente político en el que no ha pasado a desgranar detalles de los Presupuestos hasta pasados más de 20 minutos.

Desde la tribuna de oradores, Montero ha empezado afirmando que le hubiera gustado que "este debate presupuestario no se hubiera producido en esta semana de inicio del juicio contra el procés" pero ha dejado claro que "los independentistas tuvieron la ensoñación de que el Gobierno iba a aceptar lo inaceptable a cambio de su apoyo", antes de avisar que "señorías, se equivocaron de medio a medio".

"El Gobierno no va a ceder a a ningún chantaje por parte de nadie, a admitir que en ningún orden del día esté el asunto de la autodeterminación para Cataluña. No lo hemos hecho ni lo vamos a ahcer. No podemos ni queremos es nocivo para toda España y especialmente para Cataluña", ha indicado la ministra de Hacienda en un prolijo repaso sobre los contactos con el Govern, donde ha asegurado que "hemos sido leales" y donde ha manifestado que el Gobierno sigue interesado en encontrar una solución dialogada.

Montero ha sido la encargada de defender los Presupuestos en la tribuna de oradores del Congreso, donde este martes ha empezado el debate de totalidad de las cuentas, que se enfrentan a seis peticiones de retirada, de PP, Ciudadanos, ERC, PDeCAT, Coalición Canaria y Foro Asturias que se votarán este miércoles.

En su intervención, ha pedido a estos partidos que permitan la tramitación de las cuentas, aunque no a todos por igual. "Sé que del PP y Ciudadanos no puedo esperar nada porque han optado por deslizarse por una pendiente muy peligrosa". Al resto le ha pedido "que reconsideren su posición" y que presenten enmiendas con lo que no estén de acuerdo. Si no, ha advertido, "tendrán difícil explicar por qué quieren vincular sus votos a los que no quieren que este país avance".

Críticas a PP y Ciudadanos

Como lleva haciendo Sánchez desde hace unos días, los reproches de Montero se han dirigido no solo a los independentistas La ministra también ha criticado la estrategia del PP y Ciudadanos al lamentar la "intolerable escalada de crispación en los últimos días de forma absolutamente irresponsable" por parte de estos dos partidos y "la formación política con la que dicen no compartir ideario pero a la que parecen querer imitar o, aún peor, por la que se están dejando arrastrar", ha dicho en alusión a Vox.

¿Hasta dónde están dispuestos a llegar para desgastar a este Gobierno", ha preguntado Montero en el hemiciclo, donde ha reclamado a PP y Ciudadanos que "aparquen de una vez la calculadora electoral". También les ha acusado "intentar apropiarse del texto constitucional" que, ha advertido, "no es patrimonio de ninguno de ustedes y no tienen derecho a manosearlo".

Avanzado su discurso, Montero también ha criticado al PP a cuenta de la Ley de Memoria Histórica, al detallar que "aunque a algunos les pese", el Presupuestos incluye una dotación de 15 millones "para reparar a las víctimas del franquismo". En este sentido, se ha dirigido especialmente al líder popular, Pablo Casado, para pedirle que "desautorice" a la senadora que dijo "que ese dinero servirá para desenterrar unos huesecitos". "Qué vergüenza, señor Casado", ha dicho la ministra, que ha dudado de que vaya a hacerlo, dado "la deriva que lleva".

Más numerosos y también alejados del tema principal, los Presupuestos, han sido las críticas que Montero le ha devuelto a Casado en la sesión que ha continuado por la tarde con las intervenciones de los seis partidos que han presentado enmiendas a la totalidad.

"¿Qué alternativa tiene usted para Cataluña, señor Casado?, le ha preguntado. "¿Un 155 sine die, intervenir la autonomía para siempre?", ha añadido antes de responder: "Nada. La propuesta del PP es nada".

Montero, que ha sido aplaudida en varias ocasiones en pie por la bancada socialista, donde hasta el presidente se ha levantado para darle un par de besos cuando se dirigía a su escaño desde la tribuna, ha atacado a Casado por su oposición  a la subida de impuestos a las rentas altas y las grandes empresas, por querer volver a la ley del aborto y le ha advertido de que "blanquear discursos homófobos" también va en contra de la "legalidad".

Asimismo, se ha defendido de las críticas de Casado a su etapa de consejera de Hacienda de Andalucía con una pregunta relativa a Rodrigo Rato. "No se lo pensaba decir pero ¿sabe dónde está el milagro económico del PP? Está en la cárcel".

"Solo le escucho hacer referencia a la situación de Cataluña", le ha reprochado por su parte al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, a quien ha afeado haber participado en la concentración de Colón donde se leyó un manifiesto que era "falso" y a quien ha advertido que sentirse humillado por dialogar con independentistas es ir contra la democracia. "Entiendo que no tiene solución, lo que le interesa es mantener el discurso antiindependentista".

Las antípodas de los Presupuestos de Rajoy

Sólo después de unos 20 minutos desde el inicio de su intervención, Montero ha empezado a desgranar con más detalle unas cuentas que ha planteado como un proyecto político de legislatura. Con un tono muy alejado del lenguaje técnico con que podría vincularse a unos Presupuestos, Montoro ha defendido el gasto social en pensiones, dependencia o becas y ha defendido que cumplen con los compromisos con la UE y reducirán deuda y déficit. También, el "diseño fiscal" en el que hay subida de impuestos para las rentas más altas y las empresas y bajadas para pymes y clases medias.

Según ha afirmado, "representan una enmienda a la totalidad de la política social y económica que ha tenido en este país en los últimos años" del Gobierno del PP.

Los Presupuestos, ha dicho Montero, están en las "antípodas de los principios neoliberales, protegen a los colectivos más vulnerables y apuestan por las clases medias", como por ejemplo con el "incremetno de la renta de las personas" por medio de la subida del IRPF a los sueldos más altos o el incremento del Salario Mínimo Interprofesional.

"Los Presupuestos están diseñados en las necesidades de todos los ciudadanos, en un futuro mejor para que nuestros hijos tengan la capacidad de mejorar su proyecto vital", una sociedad "más igualitaria", que "combata la violencia machista" o que "active el ascensor social aumentando el gasto social", ha dicho Montero.

"Permitirá que 22.000 niños salgan de la pobreza severa, sólo por eso merece la pena que saliera adelante este Presupuesto", ha elevado Montero, que también se ha referido a medidas a favor de la juventud o para reducir la brecha de género.

Retirada de enmiendas

Montero ha defendido así los Presupuest0s pero también el proyecto político del Gobierno de Sánchez de cara, no sólo a una posible campaña electoral, sino al hecho seguro de que este miércoles el Congreso votará las seis enmiendas a la totalidad que piden la retirada de las cuentas  y que, sin un par de retiradas, tendrán mayoría para tumbarlas.

Oficialmente, el PSOE insiste en que trabaja para que no sea así y Montero ha reiterado el desafío a ERC  y PDeCAT para que "expliquen" por qué van a votar al lado de PP y Cs para tumbarlas.

Oficiosamente, el análisis que se extiende es que el Gobierno tiene un relato, contra "las derechas" y contra los independentistas, con el que ir a las urnas en lugar de salvar los Presupuestos y, a cambio, tener que retomar las negociaciones para una mesa de partidos sobre Cataluña que, relator  incluido, le terminará perjudicando tarde o temprano.

Ajenos a la posibilidad y a que, sencillamente, no haya presupuestos,En Marea y EH Bildu aún se centraban este martes en recordar al Gobierno sus peticiones al Gobierno, en materias de inversiones digitales, de ferrocarril o puertos o de política "territorial y penitenciaria" respectivamente, que tendrá que escuchar el Ejecutivo si quiere su apoyo a las cuentas después de que termine una tramitación y un periodo de enmiendas que este martes aún no está garantizado.