Solicitantes de asilo, por país
Solicitantes de asilo, por país CEAR

España registró en 2018 un nuevo récord de solicitudes de asilo admitidas a trámite, 54.065, pero sólo aceptó una de cada cuatro de las que se resolvieron, una tasa "muy por debajo de los principales países europeos", según ha denunciado este martes la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR)

Esos más de 54.000 expedientes suponen un incremento del 73% respecto a 2017, cuando se resolvieron favorablemente uno de cada tres. "La cifra de solicitudes aceptadas se ha reducido porque se han resuelto menos, dada la parálisis de la Oficina de Asilo durante 2018. Han sido elevados muchos menos expedientes a la Comisión Interministerial", ha explicado Paloma Favieres, responsable del servicio jurídico de CEAR, durante la presentación del informe Más que cifras.

"Un años más nos enfrentemos a un nuevo récord, un récord que sin embargo no es un gran número. Para contextualizar los datos hay que tener en cuenta que las solicitudes presentadas representan el 0,1% de la población española", ha resaltado Estrella Galán. Con ello, la directora de la comisión ha querido contrarrestar el "discurso de alarmismo y de grandes llegadas", al tratarse de una cifra "casi invisible" en relación al número de habitantes.

Sobre el tipo de protección, se dio asistencia internacional a cerca de 3.000 solicitantes pero solo a 575 se les concedió el estatuto de refugiado. "Nuestra generosidad en materia de protección internacional sigue siendo muy restrictiva", ha lamentado Galán, quien ha agregado que de esta forma también se desmonta el relato "perverso de algunos representantes políticos que plantean que el asilo es un coladero para miles de personas".

Respecto a las nacionalidades, Venezuela volvió a ser el primer país en número de peticiones, con más de 19.000, pero a la vez fue uno de las que más negativas contabilizó. Solo registró 30 resoluciones favorables.

La organización ha aprovechado la ocasión para exigir nuevamente a la Administración acciones para reducir las 78.710 peticiones que están pendientes de resolver, "muchas con un retraso de más de dos años". "El sistema requiere modernización. Desde CEAR llevamos tiempo reclamando al Ministerio de Interior medidas para solventar el atasco. Se pone en evidencia que son necesarios más medios materiales y humanos dedicados al asilo", ha reiterado Galán.

Favieres ha denunciado por su parte que, "más allá de los datos, 2018 ha sido el año en el que se han puesto en marcha más obstáculos para que las personas pudieran acceder al procedimiento". "No solo hubo retrasos en las citas sino también en los visados de tránsito", ha apuntado. "Somos el país que sale peor parado en índices de protección", ha concluido.