El Ministerio Fiscal sostiene que la víctima, con ocasión de su trabajo en un supermercado de Navia, conoció al acusado hace diez años aproximadamente. En un primer momento el hombre le pidió su número de teléfono particular, a lo que la mujer se negó.

A partir de ahí, el acusado le empezó a enviar flores, notas través de una amiga y mensajes, preguntándole dónde estaba y diciéndole que quería hablar con ella con la finalidad de entablar una relación. En uno de esos mensajes llegó a decirle que la quería.Estos mensajes no han dejado de producirse desde el 12 de agosto de 2016 hasta el día que la víctima denunció, el 6 de agosto de 2018.

Según el fiscal, como consecuencia de los hechos, la mujer vio alterado su día a día y tuvo que acudir a una tercera persona para que le hiciera llegar al acusado que su insistencia en conocerla o mantener con ella una relación no eran bien recibidas.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de acoso y solicita un año de prisión para el hombre y la prohibición de acercarse a menos de 200 metros de la víctima.

Consulta aquí más noticias de Asturias.