Las investigaciones comenzaron en agosto de 2018 cuando los agentes recibieron información sobre personas residentes en Deltebre (Tarragona) que presuntamente iban a otras ciudades europeas para transportar grandes cantidades de droga de manera camuflada.

La operación se realizó en dos fases diferentes: primero se detuvieron en Camarles (Tarragona) a dos personas a quienes se les intervinieron un total de 59 pastillas de hachís, con un peso de 15 kilogramos, ocultas en el interior de una silla de ruedas eléctrica cuando iniciaban un viaje en coche a República Checa para entregar la droga a otros narcotraficantes.

La segunda fase de la operación policial se centró en un ciudadano español como principal responsable de almacenar y custodiar la marihuana producida y, en la venta de 15,5 kilos de marihuana a dos ciudadanos lituanos y otro letón desplazados expresamente a Tarragona, detuvieron a siete personas en Sant Carles de la Ràpita (Tarragona).

El resultado de toda la operación policial -que también contó con tres registros en domicilios y locales donde se almacenaba droga- es de 15 kilogramos de hachís incautados, 15,5 de cannabis, 38.000 euros en efectivo, cinco teléfonos móviles y material empleado para el embalaje al vacío.

Los nueve detenidos por presuntos delitos de pertenencia a organización criminal y contra la salud pública fueron puestos a disposición de la autoridad judicial.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.