LinkedIn
LinkedIn es una red social perfecta para el 'networking'.  ARCHIVO

La red social más profesional no solo sirve para buscar trabajo; es perfecta además para hacer ‘networking’ y ampliar una red de contactos útil de cara a futuros proyectos. Estos son los trucos que convertirán tu perfil en una herramienta imprescindible.

1. Actualiza tu currículum 

Es el primer paso para tener un perfil que merezca la pena ser agregado. Para tener un buen currículum, no olvides explicar con detalle cuál era tu tarea en cada uno de tus trabajos, qué cursos o voluntariados has realizado o cuál es tu nivel en determinados idiomas. Además, y como complemento, puedes añadir un portfolio ‘online’ que muestre parte de tu trabajo, y que introduzca tus características de una forma más visual.   

2. Cuida tu perfil

Una fotografía profesional es el primer paso: evita planos largos o ‘selfies’, más propios de otras redes sociales, y limítate a primeros planos, preferiblemente con fondo neutro.

Por otro lado, algunos expertos en LinkedIn desaconsejan utilizar el subtítulo “en búsqueda activa de empleo”, incluso cuando es el caso; en su lugar, es preferible actualizar el perfil con tu ‘expertise’ o la tarea que desarrollabas en tu trabajo anterior.

3. Realza tus cualidades

Hay diversas maneras de mostrar en LinkedIn de lo que eres capaz. Las etiquetas de aptitudes, que cada uno de tus contactos puede valorar, son las más intuitivas, pero hay muchas más. Las recomendaciones redactadas por compañeros o ex compañeros harán que los posibles interesados en tu perfil vean no solo cuál es tu trayectoria laboral, sino cómo es el día a día trabajando junto a ti. Además, esas recomendaciones pueden añadir a tu perfil cualidades subjetivas de las que tú no eres consciente.

4. Interactúa

No tengas miedo de saludar a tus nuevos contactos, en especial si son interesantes de cara a aumentar tu red profesional o si te apetecería iniciar un proyecto con ellos. Al fin y al cabo, detrás de cada perfil hay una persona que estará encantada de devolverte el saludo y, si en adelante tienes algo interesante que proponerle, será menos probable que vea tus mensajes posteriores como ‘spam’.

Por otro lado, recomendar o comentar los posts de usuarios que te resulten interesantes hará que tu nombre empiece a sonarles, y también les dará pie a participar en tus publicaciones o a establecer un contacto en el futuro. Si tienes algo que aportar, no dudes en hacerlo.

5. Conviértete en 'influencer' dentro de tu sector

Sea cual sea tu trabajo, en el día a día se suelen aprender cosas nuevas que pueden resultar útiles a tus homólogos en otras empresas. Comparte esa información siempre que pienses que aporta algo a tus compañeros ‘online’ para aumentar la notoriedad de tu perfil y añadirle valor agregado. Evita, por otro lado, contenidos personales que no estén relacionados con tus intereses laborales: recuerda que hay redes sociales para cada tipo de contenido.

6. Utiliza todas las herramientas

¿Has oído hablar de las palabras clave o 'keywords'? Pues sí, también funcionan en LinkedIn. Por ello, asegúrate de que cada uno de tus posts tiene las palabras adecuadas, que también han de estar repartidas por tu perfil. Así, si alguien busca a alguien con tus cualidades específicas, será más fácil que dé contigo mediante el buscador.

Otra manera útil de hacerte ver es mencionando a usuarios relacionados con el tema que trates. Además de propiciar la recomendación, hará que esa interacción aparezca en su perfil, lo que extenderá tu campo de actuación a todos sus contactos, además de los tuyos.

Sumando todos estos consejos y manteniendo un nivel de actividad óptimo (tampoco es cuestión de bombardear a nuestros contactos de información, sino de dejarse ver de vez en cuando) nos aseguraremos de tener un perfil cada vez más nutrido e interesante dentro de nuestro sector. A partir de ese momento, ¡solo queda disfrutar de las ventajas de la red social más profesional!