Puente asevera que Valladolid "no le debe nada" a la autonomía en términos de crecimiento de población

  • VALLADOLID, 6 (EUROPA PRESS)
Coloquio sobre despoblación en Valladolid
Coloquio sobre despoblación en Valladolid
EUROPA PRESS

El alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, ha aseverado este miércoles que la provincia vallisoletana "no le debe nada" a la autonomía en términos de crecimiento de población, porque su descenso poblacional comenzó a principios de los años 80, cuando se aprobó el Estatuto de Castilla y León, en 1983.

Así lo ha expresado el regidor vallisoletano en su intervención en el coloquio sobre 'El valor de las políticas cercanas en la lucha contra la despoblación' en el Foro Somos Castilla y León, organizado por el diario El Mundo y en el que también han participado el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, su homólogo abulense, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, y el alcalde La Granja (Segovia), José Luis Vázquez.

Puente ha realizado un repaso por la evolución de los datos demográficos de Valladolid y de Castilla y León en las últimas décadas y ha considerado que la capital vallisoletana "no tiene un problema de despoblación", ya que mientras ha perdido habitantes, sobre todo a partir de 1994 cuando "tocó techo", las localidades del alfoz como Arroyo, La Cistérniga, Zaratán y Laguna de Duero han crecido en términos importantes.

El alcalde vallisoletano ha explicado que es obvio que la ciudad ha perdido población -más de 36.000 habitantes desde 1994, cuando tenía casi 337.000-, pero ha incidido en que ya no se debe considerar a Valladolid como "un municipio aislado", sino como una "conurbación que no ha hecho más que crecer". De hecho, a apuntado que el conjutno de la provincia ha ganado 19.000 personas desde ese 1994.

El regidor ha repasado los principales episodios de crecimiento de la provincia, que ha situado entre 1820 y 1860, con un aumtneo del 34 por ciento; y entre 1950 y 1981, con un 38 por ciento. Sin embargo, desde 1981, comparado con el último dato de 2017, el crecimiento es sólo del 7 por ciento. Por ello, ha añadido que Valladolid, "en términos de crecimiento no le debe nada a la Comunidad Autónoma".

"DEMASIADA VÍSCERA Y POCA NEURONA"

Posteriormente, en el tiempo de coloquio con el público, el alcalde ha calificado de "muy frustrante" el debate político en Castilla y León, tras las reprobaciones que se han aprobado en distintos ayuntamientos de capitales de provincias tras sus declaraciones en las que reclamaba más inversiones en Valladolid como polo de desarrollo.

Puente ha incidido en su reflexión está "plagada de datos", algo que cree que "falta" en un debate en el que observa "demasiada víscera y demasiada poca neurona". De hecho, ha advertido de que las consecuencias de "debatir" sobre los sentimientos se pueden ver en Cataluña.

En este argumento ha coincidido con él el regidor de La Granja, quien ha interpretado que lo que es positivo para Valladolid lo es también para Segovia y viceversa, a lo que ha apostillado que "las actitudes paletas de Castilla y León no están concentradas en los pueblos".

Sin embargo, ha apuntado que Castilla y León en ese periodo desde 1981 sí que ha perdido población, lo que se ha intensificado en los últimos años con 148.000 habitantes menos desde 2008, por lo que "está claro que hay un problema". En esa etapa, ha contrapuesto el alcalde de Valladolid, su provincia ha crecido un 4 por ciento en población.

No obstante, Óscar Puente ha recordado que ese descenso poblacional de Valladolid capital y de la región sería aun peor sin los inmigrantes que llegaron principalmente entre 1998 y 2008. En el caso de Castilla y León el número de inmigrantes ha aumentado en 140.000, según ha señalado, mientras que la ciudad ahora tiene 21.000 habitantes de origen extranjero frente a los 3.000 que había en 1994. "Sin esa gente ahora tendríamos 50.000 habitantes menos", ha advertido.

LA INMIGRACIÓN, UNA "SOLUCIÓN"

"Si queremos ser más viejos y menos, cerremos bien las fronteras a cal y canto y demos rienda suelta a esa vis xenófoba", ha ironizado Puente, antes de defender que "la inmigración no es un problema, es una solución".

En definitiva, Óscar Puente ha abogado, para luchar contra la despoblación, ha abogado por más políticas de vivienda, más promoción del empleo para "retener" habitantes, mejor conciliación de la vida familiar y laboral para animar a la natalidad con "más facilidades" y más apuestas estratégicas en inversión.

En este último punto, ha recalcado que esos grandes proyectos "no se pueden hacer en todas partes", y ha señalado que en su intento de desarrollar un Parque Agroalimentario el Ayuntamiento se encuentra "resistencias" porque hay quien defiende que la industria de ese sector debe asentarse en el medio rural.

Por su parte, Jesús Julio Carnero ha abogado por medidas "coordinadas" tanto en Castilla y León como en el Estado, al que ha reclamado una estrategia contra la despoblación con las Comunidades Autónomas, y también una política europea.

Así, ha señalado que esas medidas deben contemplar sobre todo el fomento de nuevos modos de empleo, la mejora de la conectividad en el medio rural, la promoción de la vivienda, mejores servicios y mejor transporte, pero sobre todo, ha reivindicado que España tenga "una política de familia", algo que sí que tienen otros países como Alemania.

Por todo ello, ha reclamado medidas fiscales que beneficien al medio rural y permitan fomentar que la gente se quede en el campo y que tengan hijos, algo que se logrará "no solo con cheques bebé".

En esa reivindicación ha coincidido el presidente de la Diputación de Ávila, que ha reclamado un "régimen fiscal que ayude a vivir en el medio rural", porque ha apuntado que Ávila sería un "buen lugar" para que gente de Madrid pueda utilizarla como "ciudad dormitorio", lo que ayudaría a crear "empleo, riqueza y oportunidades".

Pero ha recordado Sánchez Cabrera la dificultad actual que vive la provincia en términos de transporte, pues asegura que un tren eléctrico actual tarda una hora y 45 minutos en llegar de Ávila a la capital de España, cuando ha aseverado que una locomotora de vapor en el Siglo XIX tardaba "una hora y 20". "Eso no es competitivo, la gente no puede más", ha apostillado.

Sánchez Cabrera también ha reclamado al Gobierno que "cuando se hable de financiación autonómica" se aborde también en términos locales, pues ha recordado que los ayuntamientos cada vez asumen más servicios y más gastos.

Mientras tanto, José Luis Vázquez ha subrayado la aportación en "servicio medio ambiental" que realiza La Granja, con un valor estimado en 18 millones de euros, y ha defendido que son un pequeño municipio "solidario" y que puede generar empleo y actividad, como ocurre con el sector del vidrio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento