Perros en el Turó Parc
Una imagen de archivo de un área para perros de Barcelona. Associació de Veïns i Comerciants del Turó Parc

Los problemas de drenaje de las áreas de recreo para perros trajeron cola en 2018 en las oficinas de la Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà. Debido a ellos, las quejas que recibió esta defensora del ciudadano el año pasado relacionadas con el medio ambiente se dispararon. Fueron 525, un 74,2% del total (1.729) y casi cuatro veces más que en 2017 (139).

Así lo ha señalado Vilà este miércoles durante la presentación de su informe anual de 2018, y también ha destacado que se detectaron prácticas "poco transparentes" en materia de cálculo de costes e información en el sector funerario y que se perpetuó el problema del acceso a la vivienda, aunque las quejas referentes a estos dos ámbitos descendieron.

En cuanto a las áreas de recreo para perros, ha contado que el mal drenaje hace que se inunden cuando llueve, lo que provoca que no se puedan usar y genera malos olores, falta de salubridad, crecimiento de bacterios y aparición de mosquitos y otros insectos.

Algunos de los espacios para canes que el año pasado sufrieron esta problemática, ha apuntado, son los del Baix Guinardó, Enric Sagnier (Sarrià-Sant Gervasi), Via Favència (Nou Barris), Can Mantega (Sants-Montjuïc) y la plaza Rosa Sabater (Sarrià-Sant Gervasi).

"Sabemos que el Consistorio es conocedor de este problema y que estudia posibles soluciones, pero mientras tanto el agua continúa estancada con los consiguientes riesgos que esto supone para la salud de los animales y de las personas. Se tiene que encontrar una solución para extraer el agua", ha reclamado la Síndica.

Por otro lado, aunque las quejas relacionadas con los servicios funerarios fueron 24 en 2018, la mitad que el año anterior, Vilà les ha dado importancia, pues ha afirmado que en 2017 se registraron más por un problema puntual, el episodio de derrumbe de algunos de los nichos del cementerio de Montjuïc.

La Síndica ha explicado que la mayoría de protestas ciudadanas que se refieren a este ámbito tienen que ver con que cuando muere alguien, "las familias están en un momento muy delicado y se les informa mal". Como resultado, ha asegurado, acaban contratando servicios que no necesitan o pagando servicios que no habían contratado.

Ante estas prácticas "inadecuadas", ha pedido al Ayuntamiento que inste a las empresas del sector funerario a que "se adhieran a arbitraje de consumo" y que aplique medidas que permitan la entrada de nuevos operadores en el mercado.

Vilà ha denunciado, además, "irregularidades" en la prestación de servicios por parte de Cementiris de Barcelona, sociedad con capital 100% municipal, y ha reclamado al Consistorio un informe que especifique las tasas y que sea "útil para la ciudadanía".

En materia de vivienda, ha señalado que recibió 110 quejas en 2018, un 31,7% menos que en 2017 (161). Sin embargo, ha denunciado que a finales del año pasado había 442 expedientes valorados positivamente de personas a la espera de que se les asignara un piso de emergencia. También ha dicho que a veces no llegan las notificaciones para hacer saber a los ciudadanos que son beneficiarios de un hogar de protección oficial, lo que provoca que "puedan perder la oportunidad".

Además, ha pedido una reforma de la ley de arrendamientos urbanos que permita limitar el precio del alquiler, más vivienda social y soluciones para las "1.000 personas que duermen en la calle y las 2.000 que pernoctan en albergues".

La Síndica ha explicado, asimismo, que en 2018 hubo quejas por los cambios de recorrido de algunas líneas de bus a causa la implementación de la red ortogonal, por el ruido que genera la recogida de basura por la noche, por la presencia de narcopisos en el Raval y por la venta ambulante no autorizada, entre otras.

Denuncia la lentitud de respuesta del Ayuntamiento

La Síndica se ha quejado de que las normas de funcionamiento de la Sindicatura de Greuges aprobadas por el Ayuntamiento "fijan en 15 días el tiempo de respuesta a las peticiones de información formuladas" y de que, sin embargo, este fue de una media de 98,6 días en 2018 y 2017. Además,ha remarcado que denuncia lo mismo año tras año.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.