Oposiciones
Imagen de unas oposiciones a Secundaria en la Comunidad de Madrid. ARCHIVO

Sara —prefiere no publicar su apellido— es una de las 12.937 personas que el pasado sábado se presentaron a las pruebas de acceso a la formación especializada en enfermería (EIR 2019) convocadas por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Ella tiene 23 años, es de Valencia, y hace un año que se graduó en Enfermería por la Universidad Católica de Valencia. Desde entonces, ha estado preparándose para el examen del pasado sábado, en el que además de "preguntas incongruentes", encontró fallos en la plantilla de respuestas que mantienen en vilo a los más de 35.000 opositores que se presentaban en total a las diferentes especialidades sanitarias.

Tras un año de "duro estudio", se presentó a su primer EIR, una prueba de la que sus aspirantes salieron indignados por lo que consideran una "burla" y así se lo han transmitido a la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, a través de una carta circula por las redes sociales para que los afectados firmen y remitan a la titular de Sanidad.

"Me siento vapuleada e indignada" por la plantilla de las respuestas del examen, que, según prosigue el escrito, los estudiantes afectados consideran "todo un despropósito, con varias erratas que han tenido que ser subsanadas sobre la marcha del examen. Pasar las respuestas a una plantilla defectuosa es algo irreparable, y más con el tiempo justo para la realización de la prueba, revisión y su corrección posterior".

Desde el Ministerio de Sanidad confirman que dichos errores "puntuales" se detectaron en el momento de comenzar las pruebas, "tras la apertura de las cajas de exámenes". Tras comunicarlo a las Comisiones Calificadores, desde el Ministerio se procedió a impartir "de forma verbal y escrita en las pizarras de las aulas" donde se realizaban los exámenes las instrucciones oportunas para solucionar el problema.

Esta confusión inicial fue para los estudiantes "una falta de respeto a quienes hemos estado estudiando años, con esfuerzo y coste económico, que nos presenten ese tipo de plantilla".

En opinión de Sara, el principal motivo de decepción fue que la prueba "refleja que ha sido redactada por personas que desconocen los fundamentos de la enfermería" porque, según defiende, "este año no incluyó apenas preguntas sobre aspectos básicos para la profesión como son los diagnósticos de enfermería". En cambio, se enfrentó a preguntas como "¿cuál es el diámetro de la mordedura de una serpiente?" o "¿cuánto volumen de flujo de tos hay que tener para que salga un esputo?".

Los enfermeros lamentan que las preguntas fueran de "carácter médico, incongruentes, largas y mal redactadas". En las redes sociales las quejas son constantes desde el sábado. "Pues para haberme presentado al EIR 2019 me ha salido un examen MIR precioso", ironizaba otra afectada en Twitter. "Cuando llevaba seis preguntas, di la vuelta al examen porque pensé que me había equivocado de especialidad. Estaba descolocada", relata Sara.

La violencia de género es otro de los temas que han caído en el EIR de este año. "¿Cuál es el nombre que, según el psicólogo Luis Bonino, se asigna a las formas de dominación de baja intensidad y modos larvados y negados de dominio, ejercidos por un hombre hacia su pareja, que producen efectos dañinos que no son evidentes al comienzo de una relación y que se van haciendo visibles a largo plazo?" es en concreto la pregunta 224 del examen. "¿La rotura de objetos por parte de un maltratador como amenaza a su mujer es un tipo de violencia económica, ambiental, física o sexual?", reza la pregunta siguiente y que "mató" a Bea, una de los 1.762 miembros que este martes forman parte del grupo organizado en Facebook 'EIR 2019, Juntos por un justo reconocimiento'.

Temario cerrado

Una de las principales demandas de los enfermeros opositores es que de cara a próximas convocatorias, dispongan de un temario cerrado en el que concentrar sus esfuerzos. Casi 6.000 personas han firmado ya este martes por la mañana en Change.org para exigir "un temario cerrado y adaptado a enfermería" para así, en el futuro, evitar nuevas "preguntas absurdas, inapropiadas para la práctica de nuestra profesión, totalmente fuera de nuestras competencias e incluso acerca de prácticas obsoletas".

De esta forma, añade Marina —madre de Sara—, aprobarán quienes "hayan tenido más suerte, pero no los mejores enfermeros" y esto "va a perjudicarnos a todos y a nuestro sistema de salud pública". 20minutos.es ha preguntado al Ministerio de Sanidad quién se encargó de redactar las preguntas del EIR2019 pero,por el momento, no ha obtenido respuesta.