La mujer detenida este martes en relación con el incendio de un edificio en el centro de París, en el que han muerto nueve personas y ha dejado también una treintena de heridos, es la principal sospechosa de la autoría del suceso. El edificio de ocho plantas comenzó a arder a la 1 de la madrugada y las llamas se extendieron de forma rápida sorprendiendo a los vecinos que dormían a esa hora.

Según el fiscal de la capital, Rémy Heitz, la Policía está interrogando a la arrestada, una habitante del edificio de 40 años que tiene "antecedentes psiquiátricos" y que, según los vecinos, es "inestable".

Algunos testigos relataron que antes del incendio se escuchó una discusión. Por ello, la mujer fue detenida en la calle, cerca del inmueble y pocos minutos después del comienzo del fuego, agregó Heitz. "En el momento actual, la tesis criminal es la que tiene más peso", indicó ante los medios el fiscal, que se trasladó al lugar del suceso.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, que también se trasladó hasta el lugar, aseguró que el fuego se declaró en el segundo piso y que las llamas se propagaron con inusual velocidad.

250 bomberos para controlar el incendio

Destacó el trabajo de los 250 bomberos trasladados hasta el lugar que, dijo, permitió rescatar con vida a medio centenar de vecinos. Los bomberos, que controlaron las llamas sobre las 06.30 horas (05.30 GMT), están registrando el lugar y apuntalando la estructura del edificio, cuyo perímetro ha sido acordonado y dos inmuebles aledaños evacuados como medida de precaución.

Un portavoz de los bomberos señaló que el edificio se vio afectado en un patio interior, lo que impidió que pudieran desplegar sus escaleras metálicas y les obligó a trabajar con manuales, algo que dificultó las tareas de rescate. Entre la treintena de heridos leves, agregó, seis son miembros del cuerpo.

Un edificio de los años 70

Se trata de un edificio de los años 70, situado cerca del bosque de Bolonia, uno de los pulmones verdes de la ciudad, que no presentaba problemas de salubridad ni de habitabilidad, indicó el ministro de Vivienda, Julien Denormandie, que también acudió al lugar.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, igualmente presente, indicó que se han habilitado dependencias municipales para acoger a los afectados, tanto médica como psicológicamente, y que se están estudiando medidas de realojo. EFE