Matteo Salvini
Matteo Salvini, vicepresidente y ministro de Interior de Italia. EFE

La división interna en el seno del Gobierno de coalición de Italia dejó hoy al país descolgado del reconocimiento en cascada que la mayoría de los países miembros de la Unión Europea (UE) dieron a Juan Guaidó como presidente "encargado" de Venezuela.

Italia, gobernada desde junio pasado por la extraña alianza entre el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y la ultraderechista Liga, fue el único de los grandes socios comunitarios que no se sumó al reconocimiento del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela como mandatario interino hasta la convocatoria de elecciones, pese a los numerosos llamamientos desde instancias de la UE, del presidente de la República italiana y del propio Guaidó.

División interna

"La Liga y el M5E están muy divididos en numerosos asuntos. La crisis de Venezuela no es diferente a otros y eso les ha impedido adoptar una posición", consideró la experta en Relaciones Internacionales Silvia Menegazzi, en alusión a las diferencias que han tenido y tienen en importantes temas de política interior.

Según las fuentes, "mientras el M5E de Luigi di Maio defiende una posición contraria a la política exterior de Estados Unidos y su actitud hacia Venezuela, Matteo Salvini, líder de la Liga, declara que Maduro es uno de los últimos dictadores y debe irse".

El propio Salvini ha reconocido esta tarde que sobre Venezuela "no estamos causando una buena impresión. Entiendo que hay sensibilidades diversas en el Gobierno, que parte de nuestros aliados creen que debemos ser más prudentes".

La Constitución determina el mandato

"Pero es la Constitución de Venezuela la que dice que, terminado el mandato de Maduro, el dictador rojo, se hace cargo el presidente de la Cámara, Guaidó", agregó.

Salvini, que recibió esta tarde en el Ministerio del Interior a representantes de la comunidad venezolana en Italia, explicó que "he escuchado todos los problemas de una comunidad que vive en un régimen que mata de hambre y aterroriza".

Añadió que "hay 160.000 italianos residentes en Venezuela que están desesperados" y que se ha comprometido a "defender la democracia, los derechos, la libertad y el trabajo".

"Evitar una guerra en Venezuela"

Según expertos, el deseo de Salvini de ver caer a Nicolás Maduro no es incompatible con la cercanía de la Liga y la suya personal con Rusia y su presidente, Vladímir Putin, pues ese tipo de contradicciones es "una de las características de este Gobierno".

El otro vicepresidente italiano, Di Maio, explica, por su parte, que el cambio lo deben decidir "los ciudadanos venezolanos", por lo que se deben crear todos los supuestos "para favorecer nuevas elecciones".

Y recuerda los errores que se han cometido en el pasado con las "intervenciones de Estados occidentales en otros países, por lo que considera que el mayor interés es "evitar una guerra en Venezuela".

Italia no declaró su apoyo a Guaidó, como han hecho España, el Reino Unido, Portugal, Alemania, Francia, Austria, Suecia, Dinamarca, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Holanda, Finlandia, Bélgica y República Checa, y bloqueó hoy un reconocimiento formal del bloque comunitario, como confirmó el presidente del Parlamento italiano, Antonio Tajani.

"Italia lamentablemente no ha reconocido a Guaidó como presidente "ad interim" y ha bloqueado de hecho una decisión unitaria de la UE", se lamentó Tajani en una conferencia de prensa hoy en Roma.

Principio de no injerencia

Hace unos días, los eurodiputados italianos de la Liga y los del M5E se abstuvieron en la votación del Parlamento Europeo que reconoció a Juan Guaidó como presidente y el subsecretario de Asuntos Exteriores, Manilo Di Stefano, del M5E, explicó después que ello se debe a que Italia defiende el principio de no injerencia.

"Italia no reconoce a Guaidó porque estamos totalmente en contra del hecho de que un país o un grupo de terceros países puedan determinar la política interna de otro país. Se llama principio de no injerencia y está reconocido por las Naciones Unidas", afirmó Di Stefano.

El presidente italiano, Sergio Mattarella, apeló hoy al "sentido de la responsabilidad" del Gobierno y dijo que la crisis de Venezuela requiere "claridad en una línea compartida con todos nuestros aliados y nuestros socios de la UE", en un llamamiento al Ejecutivo.

Para Menegazzi, sin embargo, no es de descartar que la Liga y el M5E terminen por consensuar una posición que les permita sumarse al resto de Europa, al igual que han logrado acuerdos en política interior.