En las próximas semanas –e incluso días–, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se juega su continuidad al frente del Gobierno. Por un lado, necesita la llave de los partidos independentistas que abra el "sí" a los Presupuestos Generales del Estado; por el otro, tiene que convencer a inversores y organismos económicos de que sus cuentas no pecan de optimistas. De momento, a la vista de las últimas informaciones, ni una cosa ni la otra están aseguradas.

Durante la mañana de este lunes tanto ERC como PDeCAT, los grupos soberanistas catalanes con presencia en el Congreso, han anunciado que tumbarán el proyecto de Presupuestos con enmiendas a la totalidad, alegando que no se han hecho gestos respecto a los políticos independentistas presos que ya se encuentran en cárceles madrileñas a la espera del juicio.

El diputado de Esquerra Joan Tardà ha apuntado a que será este martes cuando presentarán esta enmienda, mientras que desde PDeCAT dan de margen al Gobierno hasta el viernes si no se establece su exigencia de una "mesa de diálogo bilateral para lograr una solución política al conflicto de Cataluña". Esquerra ha ofrecido a Sánchez la posibilidad de abrir una mesa de negociación hasta el día 12 para que se produzcan movimientos "sobre el ejercicio del derecho de autodeterminación".

Dudas de los organismos económicos

De no apoyar estos dos partidos los Presupuestos, se frenaría su trámite parlamentario en el primer escollo, lo que prácticamente obliga al Ejecutivo a prorrogar las cuentas de 2018 y aumentaría la presión por parte del Partido Popular y Ciudadanos de convocar elecciones a la mayor brevedad.

Sería la segunda vez en la historia de la democracia que unos presupuestos son rechazados. La primera tuvo lugar durante el Gobierno de Felipe González en 1996 y cuyo desenlace fue el de unas elecciones anticipadas.

Además de los problemas políticos que se ciernen sobre los Presupuestos, queda por resolver cómo ven los organismos económicos las cuentas presentadas por la ministra Montero. Durante las comisiones de Presupuestos en el Congreso de la semana pasada, tanto el Banco de España como la AIReF dudaban de que el Gobierno pudiera cumplir con sus objetivos: mientras que el Gobernador del BE veía "riesgos a la baja muy significativos"  en las previsiones de ingresos, el presidente de la autoridad fiscal directamente las recortó a la mitad.

A estos augurios se ha unido este lunes la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). Su director general, Carlos Ocaña, ve el escenario que se dibuja en las cuentas "improbable" de cumplir señalando que las cifras de recaudación que baraja Hacienda son "muy elevadas".

Todo esto ocurre en un contexto internacional de desaceleración económica que también podría lastrar las perspectivas  españolas. El presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi se ha reunido este lunes con Pedro Sánchez y la ministra de Economía Nadia Calviño precisamente para hablar de la situación comunitaria.

El PSOE sigue peleando por el "sí"

Los socialistas no quieren darse por vencidos ante un posible "no" la próxima semana y van a agotar todas las posibilidades para conseguir un cambio de posición. El portavoz adjunto del Comité Electoral, Felipe Sicilia, ha destacado que  van a seguir trabajando "para que los presupuestos salgan adelante. No desfallecemos en esa tarea".  También insta a ERC a que "piensen en los catalanes y no se alineen con la derecha".

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto también ha incidido este lunes en su confianza en que las cuentas van a ser aprobadas, alegando que "va a ser bueno para España". También la titular de Hacienda, María Jesús Montero, ha llamado a "no hacer alianzas que van en contra de los intereses de nuestro país".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.