Deslizamiento de tierra en Bolivia
Rescate de los cuerpos de los fallecidos por un deslizamiento de tierra en la carretera que une La Paz con la población rural de Caranavi, en Bolivia en febrero de 2019. Ministerio de Defensa de Bolivia / EFE

Un nuevo derrumbe provocó este domingo al menos un muerto y cuatro heridos de gravedad en la misma zona de Bolivia donde este sábado un desprendimiento de tierras provocó 11 fallecidos y alrededor de una veintena de heridos, según informaron fuentes oficiales.

El Ministerio de Defensa de Bolivia, en un comunicado, informó de que hacia las 17.30 hora local (21.30 GMT) en la zona de Puente Armas, al noroeste de La Paz, "a consecuencia de las lluvias se produjo un nuevo deslizamiento, afectando a cincuenta personas". De ellas, una falleció y cuatro resultaron heridas graves, que ya fueron auxiliadas, de acuerdo con el Ministerio, que advirtió de que estos datos podrían variar en función del avance de las tareas de rescate.

Estas labores se desarrollan "con extremo cuidado debido a los riesgos que implica trabajar de noche" y ante "posibles nuevos deslizamientos", añadió Defensa. Este departamento subrayó que en la zona trabajan grupos de rescate de las Fuerzas Armadas y de los Bomberos de la Policía Boliviana.

El presidente del país, Evo Morales, manifestó sus condolencias "a las familias dolientes" de este nuevo deslizamiento que "dejó más víctimas en el mismo lugar del deslave del sábado". Morales aseguró a través de Twitter que se está "desplegando toda la ayuda necesaria en recursos humanos, maquinaria y víveres".

Por su parte, la presidenta de la Asamblea Departamental de La Paz, Martha Choque, que se encontraba en el lugar, relató telefónicamente a Efe que el desprendimiento, que comparó con una explosión, ocurrió cuando la gente cruzaba a pie sobre el derrumbe del pasado sábado que sepultó una carretera de montaña.

La parlamentaria afirmó que este nuevo corrimiento sucedió en el lugar donde trabaja la entidad estatal Administradora Boliviana de Carreteras para retirar el desprendimiento anterior, y que el derrumbe "se volvió a deslizar" y destrozó "todo el trabajo" realizado.

Una serie de imágenes difundidas por redes sociales muestran a gente huyendo a la carrera del lugar entre gritos, además de una excavadora volcada en medio de una gran masa de tierra.

El derrumbe del sábado en esta carretera al noroeste de La Paz dejó 11 fallecidos y alrededor de una veintena de heridos, según el Ministerio de Defensa de Bolivia.

Un informe de este departamento advirtió de que el número podría ser mayor, al quedar un cantidad indeterminada de vehículos bajo un gran bloque de tierra humedecida que se desprendió debido a las lluvias recientes.

Alrededor de 150 militares fueron enviados a la zona junto a cuadrillas de bomberos y policías para las labores de rescate en medio de condiciones meteorológicas adversas, mencionó el boletín.

La región del suceso, que ocurrió en la carretera que une La Paz con la población de Caravani, es una zona de clima húmedo y subtropical.