Arantxa Sánchez Vicario vendió su piso de Barcelona por solo 300.000 euros y con su madre como inquilina

Imagen de archivo de la extenista española Arantxa Sánchez Vicario.
Imagen de archivo de la extenista española Arantxa Sánchez Vicario.
GTRES

Después de un año muy duro, los problemas para la extenista Arantxa Sánchez Vicario no se acaban. El proceso que ha iniciado el Banco de Luxemburgo contra ella y su exmarido, Pepe Santacana, sigue provocándole quebraderos de cabeza a la excampeona. Según revela Vanitatis, la entidad bancaria ha recopilado decenas de pruebas sobre actuaciones que llevó a cabo la pareja cuando se les acusó de varios delitos económicos. Así, acusan a Santacana y Sánchez Vicario de haber vendido su piso en la Diagonal de Barcelona por un precio inferior al de mercado y con la madre de la tenista como inquilina.

Según Vanitatis, el inmueble fue vendido en 2016 por 300.000 euros, un precio mucho menor al que se le podría suponer a una vivienda de esas características (200 metros cuadrados), que pueden alcanzar precios de hasta un millón de euros. Además, en la venta se incluyó el acuerdo al que Arantxa Sánchez Vicario con sus padres, para que vivieran en la casa durante tres años. Esto, según Vanitatis, se conoce en el argot inmobiliario como 'venta con bicho', es decir, un inmueble con inquilino.

El Banco de Luxemburgo considera que estas actuaciones suponen nuevos actos delictivos, ya que se produjeron después de la querella que presentó la entidad bancaria contra la tenista y su marido por una deuda de más de 5 millones de euros.

El Banco destaca que la operación incluyó "el derecho de habitación instrumentado en su día a favor de los padres de la querellada, absolutamente en contra de cualquier práctica de mercado y de los criterios de la lógica humana y la conducta personal. Tan grosera actuación ha logrado quebrantar más si cabe el derecho del acreedor y multiplicar el perjuicio causado", revela Vanitatis.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento