Donald Trump y Liu He
El presidente de los EE UU, Donald Trump, se reúne con el viceprimer ministro de China, Liu He, en la Casa Blanca. Jim Lo Scalzo / EFE

La delegación de China desplazada a EE UU para negociar una salida a la guerra comercial que mantienen ambos países anunció este viernes que se han producido "avances importantes", informó la agencia estatal de noticias Xinhua.

Para la parte china, las negociaciones están siendo "francas, concretas y fructíferas", apuntó la fuente. "Las partes acordaron que tomarán medidas eficaces para reducir el desequilibrio comercial, China aumentará activamente las importaciones de productos agrícolas, recursos energéticos, bienes industriales y servicios de Estados Unidos", añadió la agencia.

Estas declaraciones llegaban pocas horas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se mostrara optimista respecto a la posibilidad de alcanzar a lo largo de este mes un ambicioso acuerdo con China. 

Trump afirmó que su homólogo chino, Xi Jinping, le trasladó que espera que ambas partes se puedan encontrar a medio camino para lograr un acuerdo comercial antes de la fecha límite del 1 de marzo. El mandatario leyó una carta firmada por Xi durante una reunión en la Casa Blanca con el viceprimer ministro chino, Liu He, quien se encuentra en Washington para buscar un pacto que rebaje las tensiones comerciales entre las dos economías más grandes del mundo.

Escollos

Sin embargo, y a pesar de los "avances", los capítulos más peliagudos entre las dos mayores economías, como la transferencia forzada de tecnología o la propiedad intelectual, siguen pendientes de resolución.

EE UU y China mantienen una guerra comercial desde principios del año pasado, pero Xi y Trump acordaron un armisticio el 1 de diciembre pasado, y se dieron un plazo de 90 días para negociar que expira el próximo 1 de marzo.

Aunque ambas partes se han reunido en varias ocasiones desde entonces, la situación se ha visto complicada por la detención, el mismo 1 de diciembre, de la directora financiera de la empresa tecnológica china Huawei, Meng Wanzhou, en Canadá, a petición de Washington.

A finales del mes pasado, el Departamento de Justicia estadounidense acusó formalmente a Meng y a Huawei de 13 cargos, entre los que se cuentan el blanqueo de dinero, la obstrucción a la justicia, el fraude y la conspiración para saltarse las sanciones a Irán, entre otros.

Aranceles

Washington quiere proteger los derechos de propiedad intelectual estadounidense y poner fin a políticas que, según Estados Unidos, dice que obligan a sus compañías a transferir tecnología a las empresas chinas.

Trump ha amenazado con aumentar los aranceles, a un 25% desde un 10% a partir del 2 de marzo, a importaciones de bienes valorados en 200.000 millones de dólares si no se llega a un acuerdo. También ha amenazado con aplicar nuevas tarifas al resto de productos chinos enviados a Estados Unidos.

Por su parte, China ha tomado represalias estableciendo sus propios aranceles, pero ha suspendido algunos y está permitiendo algunas compras de soja estadounidense mientras se desarrollan las conversaciones.