La eléctrica española Iberdrola ha presentado una denuncia ante la Comisión Europea contra Francia por considerar que la legislación de este país permite blindar de forma ilegal a EDF, la compañía eléctrica controlada en un 85% por el Estado francés, y contraviene la normativa comunitaria.


EDF está blindada ante el interés de otras compañías
La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán considera que las leyes 2004/83 y 1983/675 permiten establecer una especie de "acción de oro" sobre EDF que la blinda de forma ilegal ante el interés de otras compañías.

Esta normativa contraviene, a su juicio, los dos pilares básicos del mercado único europeo: la libre circulación de capitales y el derecho de establecimiento, recogidos en los artículos 56 y 43 del Tratado de la Unión Europea.

Según Iberdrola, el Estado francés ostenta, además de su participación mayoritaria, una posición privilegiada en la gestión y administración de la sociedad, ya que nombra directamente, mediante decreto, a seis de los 18 miembros del consejo, así como al presidente y al consejero delegado.

La Comisión Europea deberá decidir ahora si admite la denuncia a trámite
La Comisión Europea deberá decidir ahora si admite la denuncia a trámite y, en ese caso, si abre expediente a Francia por incumplimiento del derecho comunitario.
Tras semanas de rumores, el pasado 8 de febrero, EDF reconoció que había mantenido conversaciones con el grupo constructor ACS -que cuenta con el 12,4% del capital de Iberdrola- para analizar sus intereses comunes en la eléctrica.