«Obsoleta, penosa, estúpida y tercermundista» son los calificativos sobre la idea de embovedar el río Guadalmedina que emplea Marta González, la coordinadora de la Estrategia Nacional de Recuperación de Ríos (ENRR) hecha para el Ministerio de Medio Ambiente.

Esta ingeniero de montes de la Universidad Politécnica de Madrid detalla que, según la ENRR, lo primero que debe hacerse es eliminar todo lo ajeno al río: conducciones, zonas con cemento y vertidos.

«Tras recuperar lo natural, se pueden autorizar usos compatibles, como carriles-bici sin asfaltar o habilitar alguna zona de paseo o lúdica, teniendo siempre en cuenta que cuando llueva, el agua recuperará su sitio», indica González. Para ello, la presa de El Limonero debería dejarse abierta permanentemente.

«Que el río no lleve agua todo el año no significa que la ciudad pueda apropiarse del cauce. Ahora en Europa se están eliminando los tramos que se cubrieron y dando más espacio a los ríos que se taparon en los años 20 y 30 del siglo XX», insiste.

TRES OPCIONES PARA LA "CICATRIZ" DE MÁLAGA

  • Embovedarlo por completo: Defendido por el Consistorio desde 2000 a noviembre de 2007 (ahora espera a conocer qué solución da el Ministerio de Fomento), sobre todo por la ex alcaldesa y diputada Celia Villalobos (PP). Encima del cauce habría un parque y debajo viales para tráfico y metro. Ejemplos: proyectos parecidos en Valencia y Almería (previos a las normas europeas que lo prohíben desde 2000).
  • Embovedarlo parcialmente: La Junta ha especulado con ello, pero está a la espera de la solución que dé Fomento.
  • Recuperarlo: Lo defienden IU y ecologistas. Consiste en aplicar la legislación europea: recuperar la vegetación de la ribera y reforestar los montes. La presa dejaría escapar el agua.