Google Chrome
Buscador de Google. ARCHIVO

Las URL existen desde el principio de Internet, son lo que permite a los usuarios acceder a páginas webs. Sin embargo, pueden llevar a sitios perjudiciales para los equipos, la excusa perfecta que ha encontrado Google para querer acabar con ellas.

El pasado mes de septiembre un grupo de miembros del equipo de Google Chrome presentaron la que para ellos es la solución a los problemas de seguridad: eliminar las URL. Pretenden implantar un nuevo sistema con el que el navegador (en este caso Chrome) redireccione a una web en concreto y no a otra URL.

Emily Stark, responsable de seguridad de Chrome explicó este martes que la compañía ya está trabajando en dos proyectos que aclaren a los usuarios en qué tipo de páginas están y los aleje de estafas y virus. El objetivo que tienen en mente es hacer más complicado el acceso a las páginas webs dañinas o a los piratas informáticos, tal y como cuenta Wired.

Las URL más complejas son utilizadas para crear enlaces maliciosos que redireccionan a páginas de phishing y son el lugar perfecto para las estafas online.

"Estamos hablando de cambiar la forma en que se presenta la identidad del sitio. Las personas deben saber fácilmente en qué sitio están, y no deben confundirse y pensar que están en otro sitio. Y no tendría que hacer falta tener un conocimiento avanzado de cómo funciona Internet para ello", explica Stark.

Las principales metas de trabajo son descubrir cómo detectar las URL maliciosas y avisar a los usuarios de Chrome cuando se encuentre con una URL fraudulenta.