El hombre detenido el martes tras supuestamente matar a su ex mujer en el municipio valenciano de Cullera, cuando está se encontraba con unas amigas en la terraza de un bar de la localidad, sustituyó la pena de prisión a la que estaba condenado (cuatro meses) por un plan formativo, puesto que no tenía antecedentes.

Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el detenido fue condenado tras la denuncia por amenazas que interpuso la fallecida, con la prohibición de acercarse a menos de 200 metros de su ex mujer, así como a la tenencia y uso de armas en ese periodo. Sin embargo, este martes, quebrantó estas condiciones.

No la dejó ni moverse de donde estaba cuando le disparó

Una de las amigas de la mujer ha asegurado que el hombre detenido "quería matarla y se ha salido con la suya". Ana Pérez ha relatado que el día de los hechos el presunto asesino había molestado en un primer momento a la víctima, y posteriormente volvió a acercarse al bar y la llamó para que saliera pero, al percibir la negativa de ésta, le disparó "sin dejar que se moviera de allí" y sin que "le diera tiempo a decir nada".

De otro lado, el Gobierno valenciano (PP) ha anunciado que se personará como acción popular en el caso. El conseller de Justicia, Fernando de Rosa, ha abogado por modificar la Ley de Violencia de Género.