¿Qué tienen de especial los 10 coches más caros del mundo?
La mayoría de modelos tienen en común el número limitado de unidades que se fabrica de cada uno. Unsplash

Precios desorbitados, pero prestaciones únicas. Los coches más caros del mundo levantan pasiones entre los amantes del motor, pues sus características técnicas y sus diseños a medida elevan a perfecta la conducción. Aunque hay muchos modelos codiciados (que no asequibles) en el mercado, la revista Forbes destaca los diez bólidos más exclusivos y caros de la actualidad, que parten de un precio de salida de un millón de dólares. ¿Listo para descubrirlos?


Así son los diez coches más exclusivos del mercado

  • McLaren Senna. Por un millón de dólares (850.000 euros) se puede adquirir este deportivo con el que la marca homenajeó al fallecido piloto de Fórmula 1 Ayrton Senna. Se puede conducir por ciudad y carretera, tiene un motor V8 de turbocompresor doble de 4.0 litros y su diseño aerodinámico (y muy llamativo) permite que ninguna de las cuatro ruedas se despegue del suelo con cada aceleración.
  • Arash AF10 Hybrid. Para poder pilotar este híbrido deportivo hace falta tener en la cuenta corriente 1.200.000 dólares (más de 1.045.000 euros) y pocas ganas de pasar desapercibido. Con 550 caballos de fuerza distribuidos en sus cuatro motores eléctricos (y un depósito de gasolina de más de seis litros), tanto el chasis como la carrocería están fabricados de este bólido están fabricados con fibra de carbono.
  • Mazzanti Evantra Millecavalli. Con el mismo precio de salida que el anterior, este coche es solo apto para coleccionistas, pues tan solo se fabricaron 25 unidades del modelo. Bajo el capó de este superdeportivo se encuentra un motor V8 de 7,2 litros, sobrealimentado con dos turbocompresores que permiten catapultarlo de 0 a 100 km/h en apenas 2,7 segundos.
  • Zenvo TS. El primer modelo de la compañía danesa Zenvo Automotive está fabricado prácticamente de forma artesanal, de ahí que solo haya disponibles 15 unidades por un precio de 1,9 millones de dólares (más de 1.650.000 euros). Destaca por se uno de los deportivos más veloces y aún legales en carretera, así como por su motor V8 con sobrealimentación doble, que, según dicen, puede alcanzar los 1.100 caballos de fuerza en el pavimento.
  • Koenigsegg Regera. Este coche de Christian von Koenigsegg, cuyo precio de de 2 millones de dólares, es un híbrido, con motor de gasolina V8 doble turbo de cinco litros y otros tres eléctricos, que generan una salida combinada de 1822 caballos de fuerza. Sobresale su elegante diseño y sus exclusivos acabados (como los faros de circulación diurna estilo constelación, que brillan como si fueran brillantes).
  • Ferrari LaFerrari Aperta. Este híbrido italiano, del cuál hay disponibles 200 unidades con un precio de salida de 2,2 millones de dólares (casi dos millones de euros), tiene un motor de gasolina con potencia de 800 CV, cuadro de mandos digital y el asiento del conductor se hace a medida para comprador.
  • Pagani Huayra Roadster. Este futurista superdeportivo con un motor AMG V12 de 762 CV es descapotable y está formado por una estructura de fibra de carbono y zona acristalada sobre la cabeza de los ocupantes. ¿Su precio de salida? 2.4 millones de dólares o 2.210.000 euros por disfrutar de uno de los modelos más innovadores del mercado de la automoción.
  • Bugatti Chiron. Este hiperdeportivo de Bugatti, que reemplazó al Bugatti Veyron en 2016, cuenta con un motor W16 de 8 litros y con 1500 CV, que le permiten hacer de 0 a100 km/h en menos de 2,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 420 km/h. Para disfrutar de él hay que disponer de 2,4 millones de euros o, lo que es lo mismo, de 2,7 millones de dólares, así como buscar algunas de las 500 unidades fabricadas.
  • Aston Martin Valkyrie. De edición limitada y con un precio de salida de 2.700.000 euros (3,2 millones de dólares), este 'trackstar' fue desarrollado en conjunto con Red Bull Advanced Technologies y AF Racing. Tiene un chasis monocasco de fibra de carbono, asientos a medida y, en lugar de retrovisores, cámaras laterales para controlar el tráfico.