La primera 'pin up' española
La primera 'pin up' española, esta tarde en un hotel del centro de Barcelona. EROS ALBARRAN

Plaza de Catalunya. Seis de la tarde. Entre la atípica niebla que tapa estos días Barcelona emerge una mujer rubia en traje de los años cincuenta. Un vestido ceñido de color blanco y negro y con un generoso escote.

Es 'Baby pin up', el nombre de guerra de la modelo alicantina de 26 años que es la portada de 'Interviú' de esta semana y que además colabora como sexóloga en el programa de Luis del Olmo en Punto Radio.

La joven se enorgullece también de tener un amplio currículum como "acróbata de la vagina", una parte de su anatomía desde la que expulsa agua a propulsión o donde introduce cadenas casi kilométricas.

Hechas las presentaciones, vayamos a los hechos. A las seis y diez de la tarde de este miércoles, una patrulla de la Guàrdia Urbana de Barcelona ya había tomado nota para denunciar a lo organizadores del acto, al pretender que la 'stripper' montara un espectáculo un acto en la calle sin notificarlo previamente al Ayuntamiento.

Conclusión: 'Baby pin up' veía frustrado su intento de despojarse del bonito vestido para enseñar sus pechos, sus piernas y fotografiarse con los viandantes que se lo pidieran.

Infringir la ley

La Guàrdia Urbana se personó en plaza Catalunya al estar avisada de la convocatoria a medios que se hizo días antes por parte de Poko Frecuente, la agencia de comunicación de "guerrilla" que promocionaba con esta 'performance' a la artista y de paso, a sí mismos.

'Interviú' no estaba detrás de la idea, sólamente se ha aprovechado la coincidencia

Esta alicantina quiere ser como Marilyn Monroe y representar a la "chica de calendario" española. Al alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, que no le ha dejado desnudarse en la vía pública, le aconseja que practique el nudismo "que es una cosa muy sana y natural", según manifestó a 20minutos.es.

Muy natural debían de ver esto de enseñar cacha las decenas de curiosos que siguieron durante una hora a la artista callejera, móvil o cámara en mano, inmortalizando la procesión.

Parecidos religiosos

"Me han dicho que con este vestido me parezco a la Virgen de la Macarena", vociferaba 'Baby pin up', toda convencida. Y es que la Semana Santa está cerca y hay que aprovechar antes las pasiones carnales.

Entre los curiosos que se agolparon los había de todas las edades, pero mayoría masculina. Hasta cabezas de familia acompañados de sus hijos.

El recorrido embotelló durante unos minutos la entrada a la Fnac Triangle con la calle Vergara, el acceso a los Ferrocarrils en frente del café Zúrich, el quiosco de al lado y el inicio de las Ramblas. Más de un turista tuvo una estatua humana extra para fotografiar.

Al fin, la organización optó por esquivar a la Urbana, que estuvo vigilante todo el trayecto, en la entrada de un hotel de Plaza Catalunya. Allí, 'la pin up', mostró sus pechos (con los pezones tapados) y unas braguitas de época acompañadas de un liguero.

Decorosa, eso sí, asegurándose de no molestar a nadie o incurrir en una falta de la ordenanza cívica antes de quitarse la ropa. La gente pedía más. Pero la cosa acabó ahí.