Los falsificadores
Los falsificadores Archivo

Durante la Segunda Guerra Mundial, un puñado de escogidos presos judíos –falsificadores de dinero aliado– tratan de sobrevivir en un campo de concentración alemán.

La angustia de esa supervivencia, el seguir respirando entre las continuas humillaciones de los carceleros, es narrada por el austriaco Stefan Ruzowitzky con una solidez y un verismo que nos acogotan. Su nominación al Oscar a la mejor película extranjera es un acierto pleno.

Pocas veces se ha contado con tanto dramatismo e intensidad el denso ambiente de unos barracones preñados de muerte. Toda la película se apoya en los ojos, en la apariencia, en la inteligencia de un excepcional intérprete, Karl Markovics, mejor actor en la última edición de la Seminci, encarnando al líder de esos falsificadores, Salomon Sorowitsch.

Gracias a su magnetismo, la cinta consigue navegar con buen viento entre el odio a los nazis de los presos y la pasión del trabajo bien hecho. Un triunfo del genio frente a la estulticia de la fuerza, los prejuicios raciales o de clase. La victoria de un ser humano en esta vibrante película que sabe que siempre habrá un sitio para el que no cree en clasificaciones o cunas.

Austria-Alemania, 2007 / 98 min / Dir.: Stefan Ruzowitzky / Int.: Karl Markovics, August Diehl / Estreno previsto: 28 de marzo