Un individuo que parecía deficiente mental se acercó ayer otro que paseaba por Alejandro Casona. Le enseñó diez décimos de lotería mientras le decía que le habían tocado y que no sabía qué hacer con ellos. Le pidió ayuda para ir a cobrarlos.

Entonces paró un coche y bajó un hombre con traje y corbata diciendo que había oído la conversación y que estaba dispuesto a ayudarle. Los tres subieron al coche, cerca de avenida del Cristo pararon. El conductor bajó del vehículo para ir a sacar el dinero.

Por "tres millones de pesetas", el que parecía deficiente le dio dos décimos y le enseñó otros dos al hombre por si los quería.

Y aceptó. ¿Les sueña? Había sido timado por el clásico 'tocomocho'. El final ya lo saben: el hombre sacó el dinero, 12.000 euros, y se los entregó al timador.

Fue a comprar un bocadillo porque el supuesto deficiente mental se lo había pedido y cuando volvió con el bocata, no había ni rastro de los dos hombres.

Ahora, la Policía Nacional les busca. El que se hacía pasar por enfermo era un hombre de 1,60 cm, complexión fuerte y acento gallego. El otro tenía unos 30 años, estatura baja, pelo castaño y, según la víctima, asturiano. Entonces llevaba traje gris y corbata azul.