La responsabilidad de los jóvenes ante las relaciones sexuales sigue siendo una asignatura pendiente en A Coruña. Lo dicen las estadísticas. Según los últimos datos del Sergas, cada día 12 coruñesas, en su mayoría menores de 20 años, toman la píldora abortiva o poscoital para evitar un embarazo no deseado, lo que supone un aumento del 57% desde el año 2005, cuando se dispensaban siete al día.

La gratuidad de este medicamento desde abril de 2006 (la recetan en todos los centros de salud y en el Centro de Orientación Familiar) ha disparado su uso.

De hecho, a lo largo de 2007 se distribuyeron en la ciudad un total de 4.459 kits de emergencia, frente a los 2.555 del año 2005.

Prevención, cero

Pero no sólo ha influido en este aumento el que la también llamada píldora del día después sea gratuita. En el Centro Xove de A Coruña aseguran que los menores de 20 años son todavía «poco precavidos» ante el sexo.

«Utilizan mal los anticonceptivos, se olvidan de tomar la píldora o ponen mal el preservativo», explica Marisol, una de sus responsables. Y otros adolescentes, simplemente, se aventuran con prácticas muy arriesgadas.

Lo muestran los datos del último estudio del Círculo de Estudio en Anticoncepción, que agrupa a médicos y ginecólogos de toda España: el 10% de los adolescentes coruñeses recurren a la marcha atrás en sus relaciones. Y el porcentaje se duplica entre las mujeres con más de 39 años: el 21% de ellas practican el "coitus interruptus".

Para dar a conocer los métodos anticonceptivos entre la población coruñesa, y sobre todo entre las mujeres, el Colegio de Farmacéuticos pondrá en marcha una campaña sobre el buen uso de los tratamientos hormonales.

La presidenta del colectivo, Rosa Lendoiro, aseguró ayer que cada vez más jóvenes emplean anticonceptivos de este tipo (píldora, parches o anillos vaginales), porque también se inician mucho antes en el sexo: de media, a los 15 años.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA.